sábado, 25 de febrero de 2017

¿Qué nos pasa con los eclipses?



¿Has estado sintiendo mucho estrés, tensión, agotamiento y nostalgia durante estos días “entre eclipses”? (después del eclipse lunar y ahora con el acercamiento al eclipse solar)
No te preocupes, es absolutamente natural porque estos eventos, ya sean lunares o solares derrochan gran cantidad de energía sobre la Tierra y alrededores y los humanos somos antenitas captadoras de estas energías.

En el eclipse de mañana 26 de febrero, la Luna se interpondrá entre el Sol y la Tierra, impidiendo por unas horas la llegada de la luz del Astro Rey…  Nuestro satélite bloqueará el envío hacia nosotros de la energía solar y podemos sentirnos abandonados, a la deriva, melancólicos, con las emociones desbordadas, navegando en una barca sin capitán… y es porque la Luna será por unos momentos la reina de la fiesta y recibiremos todo su influjo amplificado…

Los eclipses son aceleradores de procesos. Llegan a cerrar temas que deben quedar en el olvido (lunares) y abrirán otros (solares) que son tareas impostergables para nuestra evolución. Siempre nos revelan cosas que hemos estado ocultando, o nos han estado ocultando… Es un proceso de sacar a la luz. Por eso se viven de manera intensa.

Somos muy vulnerables a las energías de un eclipse porque alteran nuestras emociones… resaltan la fuerza instintiva en los humanos y otras especies. Nos volvemos ansiosos, inquietos, nerviosos… sentimos que en cualquier momento vamos a estallar. Estamos expectantes porque presentimos que algo se viene y no sabemos lo que es…

Los mensajes eclípticos nunca son del todo claro. Avizoramos el cambio pero no sabemos como éste vendrá vestido… pero siempre nos trae una revolución interna. En lo colectivo también representa una evolución fuerte.
La transformación que trae un eclipse nunca es instantánea sino que se va manifestando durante los seis meses posteriores.

Las personas que más se sienten afectadas durante los eclipses son aquellas que acostumbran a acumular polvo bajo la alfombra: los que guardan secretos… de pronto saltamos de la oscuridad a la luz y podemos ver una verdad que se nos ha estado revelando por años y que solo ahora somos capaces de ver… o podemos seguir ciegos, y esa verdad se pondrá ante nuestros ojos y no estaremos en capacidad de verla… la eclipsaremos. 

Para canalizar las fuertes energías de este evento se recomienda relajarnos… meditar… Dar largas caminatas con nuestro perro o compartir días de mucho contacto con la naturaleza con la familia y o amigos… hacer un ritual... No dar cabida al estrés.

Las energías están muy potentes… Hay demasiada tensión en el Cielo y lo mejor que podemos hacer en estas horas es eclipsarnos… opacar por este tiempo revuelto a la mente y permitir que brille nuestro corazón… Sintamos el eclipse, vivámoslo con todo lo que trae: ansiedad, tristeza, rabia, dolor, impotencia… Es hora de sacar a la luz lo que hemos mantenido escondido dentro de nosotros… Si necesitas llorar, llora… Si quieres gritar para sacar la rabia y el dolor hazlo… No guardes ningún desecho emocional dentro de ti, saca la basurita afuera… Es necesario dejar cosas atrás para iniciar el gran cambio…

Por eso amigo lector, no agregue más intensidad de la que ya se percibe en el ambiente… Relájese… medite, agarre ese libro que está deseando leer, beba mucha agua, si quiere haga ejercicios, Haga un ritual (o dos) pero no vuelque la revolución que lleva dentro en los demás… Son tiempos muy intensos, pero de aprendizaje profundo para el alma…

En Aceptación, Gratitud, Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...