lunes, 12 de septiembre de 2011

Consejos para Meditar


Meditar no tiene por qué ser una tarea aburrida o desagradable. Bastará con que medites 20 minutos cada día para lograr el objetivo de silenciar la mente y así dar paso a la voz que surge desde tu interior, escuchar a tu SER.
Existen muchos métodos de meditación y no necesitas estar con un instructor que esté guiando siempre tus prácticas. Bastará con que leas o te informes bien de cómo hacer una meditación y estarás en condición de hacerlo tú solo/a.

Instrucciones:

- El primer paso será crear un ambiente tranquilo, libre de ruidos y en donde tú puedas relajarte. Una música suave armonizará el ambiente y sobra decir que tu tv, teléfono y celular deberán estar apagados para evitar distracciones.
- Elegir una postura cómoda. No es necesario que te sientes en posición de loto como muchos creen, puedes usar una silla confortable o unos almohadones y hasta la alfombra podrá servirte en estos casos. Acostarse no es recomendable porque podrías dormirte, lo que no es malo, pero tampoco aconsejable para el aprendizaje. Lo importante es que tú te sientas lo bastante a gusto para entregarte a la experiencia de meditar.
- Una vez que has seleccionado la posición eliges un punto donde quieras mirar y concentrar tu atención o simplemente cierra los ojos y relájate… 
- Concéntrate en la respiración. Inhala en 3 tiempos, mantén el aire 3 tiempos, exhala en 3 tiempos y mantente sin aire 3 tiempos que podrás aumentar a más tiempos (segundos) a medida que progresas. 
- Relaja cada músculo de tu cuerpo. Tómate todo el tiempo necesario para ello. Empieza por los pies y sube hasta tu cabeza, terminando en la coronilla y siente como fluye el aire por todo tu cuerpo. Notarás que tu mente ya no está ocupada en tantos pensamientos sino concentrada en ti mismo.
- Atrae a tu mente palabras que te agraden y vayan con tu personalidad o esencia. Si eres una persona visual atrae una palabra que evoque imágenes placenteras, si eres auditivo atrae palabras que evoquen esos sonidos, si eres emocional imagina un cuadro que te haga sentir y ponle palabras…
- Ahora crea un mantra con la palabra que has seleccionado, por ej: “Yo estoy completamente relajado ahora” y repítelo para que te ayude a alcanzar ese estado de relajación

Algunas observaciones:
 El estado ideal de la meditación es poder liberarnos de nuestros pensamientos y eso solo podemos lograrlo con la práctica. No te exijas demasiado y cuando acudan a tu mente pensamientos, no te involucres ni tampoco luches contra ellos, sino que mantente como un observador imparcial y verás que pronto desaparecen.

Lograr vaciar tu mente es un ejercicio que requerirá de mucha práctica y la ansiedad por alcanzar ese objetivo no contribuye, sino todo lo contrario… Debes ser paciente y no creas que una mayor cantidad de tiempo meditando apresurará el logro, podría ejercer el efecto contrario y aburrirte de estas prácticas. Sé paciente… Date tu tiempo y entrégate con confianza. Solo la práctica te dará la maestría.

Puedes meditar en cualquier momento y lugar. Inténtalo en el trabajo, en alguna horita libre y verás cómo reduces significativamente el estrés.


Y aunque no estés meditando, evita el diálogo contigo mismo, parece fácil pero es bastante difícil cesar ese constante ronroneo de nuestra cabeza. Puedes reemplazarlo por algún mantra conocido o crear uno tú mismo. Y recuerda que en el silencio oirás la verdad

Cuando hayas aprendido bien a meditar no necesitarás tanto tiempo para inducirte a ello sino que en unos pocos segundos ya estarás meditando… Todo es cuestión y práctica.
No olvides que un maestro zen no se hace de la noche a la mañana, se requiere de tiempo, práctica y mucha paciencia.


Te deseo un buen viaje hacia el interior de ti mismo…

Me®

Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...