Compañeros de viaje...

domingo, 14 de junio de 2015

Luna Nueva en Géminis: Punto de Partida…



Iniciamos el periodo de la expresión (Géminis) del alma (Luna).

Géminis es el signo del aprender y comunicar. Estos gemelos nos ayudan con la palabra escrita, hablada y otros medios de expresión como gestos, signos y miradas.
La Luna es el planeta que rige nuestro mundo emocional.

Juntos, la luminaria y el signo, crean una energía poderosísima que impulsa a conectar e intentar comprender ese laberinto que son nuestras emociones. Y cuando es Marte, el planeta de la acción, quien se asocia a la Luna en esta cita con el Sol, escoltados desde lejos por Mercurio, nos sentimos poderosamente impelidos a expresarnos de un modo más emotivo y sustancial.

La Luna ya empezó a transitar por Géminis impregnándonos de esta fuerte necesidad de comunicarnos y relacionarnos que ha nacido en nosotros… y ya sea con la excusa del fútbol, del frio en el sur o del calor en el norte nos estamos reuniendo para charlar y transmitir ya no solo las ideas sino también nuestros sentimientos, algunos bastante profundos.

Marte, matizado con la energía lunar nos remueve, energiza, impulsa y activa nuestros deseos… y quien no tenga deseos que se levante y abandone el salón planetario.
Todos llevamos en el alma miles de deseos que aún no hemos consumado ya sea por falta de confianza, pereza, por andar tan ocupados o creer que nos queda mucho tiempo por delante para satisfacerlos. Pero ha llegado el momento de cumplirlos… si no todos, algunos, los más importantes… aquellos que nacen del corazón.

Todo lo que brota desde el corazón es trascendente en nuestras vidas… y no me refiero a esa atracción tan fuerte que sientes por ese chico o chica sino a todo aquello que nos atrae, lo que nos gusta, lo que nos hace estar bien. Generalmente los deseos que nacen del corazón están relacionados con alegrarnos, sentirnos bien, acariciar nuestra alma, realizarnos, buscar la felicidad… y la mayor parte de las veces lo que crees que te hará sentir bien son solo evasiones para no escuchar al alma, como emborracharse, rodearse siempre de mucha gente, comer en exceso, mirar adictivamente la tele o ser esclavos del computador o el celular…

Vivimos tiempos de mayor conciencia y por eso dejamos atrás todo lo que nos aleje de la verdadera realización… El Géminis de la vieja energía se comportaba como un simple acumulador de datos y llenábamos la cabeza de información que comunicábamos sin preocuparnos de investigar si eran reales o no. Eran los tiempos de los repetidores.
El Géminis de esta nueva energía es un tenaz investigador. Averigua la fuente y procura conocer y distribuir información relevante… Son los tiempos de la consciencia y creatividad.

Nosotros nos regalaremos un baño sumergidos en la energía de este nuevo Géminis… ya no ocuparemos este tiempo en cotilleos o charlatanerías sino que volveremos nuestra conversación más luminosa y esencial. Permitiremos que sea el corazón quien se exprese y probaremos a tomar decisiones desde el alma.

Si quieres modificar tus rutinas, dale vida a ese emprendimiento que tienes aún como proyecto… Deja que los sueños bailen esta danza geminiana… Usa esta energía como un punto de partida y empieza a ser feliz…

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

martes, 9 de junio de 2015

Deja que fluya…



Las energías de este tiempo son de fluir y fluir… Pareciera que llevamos un volcán dentro nuestro y también en el exterior… Cambios energéticos radicales nos afectan a todos y recobrar el equilibrio resulta una verdadera ordalía…

Sí… estamos pasando por una prueba.

Nuestras frecuencias están siendo aumentadas al máximo mientras se activan campos energéticos dormidos en nuestros ser. Muchos no son capaces de resistirlo. Hay miedo, incertidumbre, desesperanza… pero también hay aceptación, confianza, esperanza y valor…

Somos la clara expresión del Yin y el Yang manifestada ahora en el planeta… La mitad resistiendo el cambio y sufriéndolo. La otra mitad entregada a los sucesos permitiéndose fluir y disfrutando de esta energía maravillosa…

Se diría que es una cuestión de actitud. Pero es mucho más que eso. Es un tema de vibración: Solo los que están en sintonía con los planos altos pueden darse el lujo de fluir… Solo quienes han derribado las corazas de la personalidad y abandonaron la tiranía del ego pueden manifestar su esencia y vivir desde el corazón… Quienes no hicieron la tarea tienen que trabajar el doble para ajustar sus propias vibraciones a las que están reinando hoy en el planeta.

El ego es una vestidura tenaz que todos llevamos desde el mismísimo día en que arribamos a este planeta y alguien dijo: “pero que hermoso bebé”…  luego otro dijo: “es igualita a su padre”… y hay quienes dijeron: “tiene un carácter muy fuerte”, “es muy inteligente”, “tiene sensibilidad”, “será exitoso”… Y así… Todos reforzaron esa vestimenta y pasamos a creer que somos el Ego… y duele darnos cuenta que no es así… Que somos espíritus y almas que necesitamos, para vivir la experiencia humana, vestirnos con un ego terreno… Ese está siendo nuestro mayor aprendizaje hoy… por eso hay dolor, porque ese vestido llamado ego ha crecido con nosotros y nos envuelve completamente impidiendo el flujo desde el interior. Desprenderlo produce desgarros, heridas, contracturas… y por estos días todos, sin excepciones, estamos viviendo este proceso de microcirugía energética que nos va soltando, desprendiendo capa por capa este ego que ha quedado completamente obsoleto… ya no se usa porque no es compatible con las nuevas energías. Lo que se lleva es la desnudez del alma, la autenticidad, la honestidad y el fluir…

Por eso, si estás viendo tu vida convulsionada, que las situaciones se te van de las manos, sucesos que escapan a tu control y te sientes un poco –o bastante– a la deriva es porque estás evolucionando... pero aún te quedan capas de ego por soltar que impiden que puedas manifestar tu verdadero SER… Por eso tus emociones se desbordan y te inundas (tristeza)… por eso tu volcán interno entra en erupción (cólera) y olas de frio te congelan (incertidumbre)… Como es adentro es afuera y tal vez te toca vivir en el exterior lo que estás evitando vivir internamente…

No hay nada que temer… Solo te estás limpiando… Todo tu Ser se está alineando a frecuencias superiores, tu conciencia se eleva y la claridad empieza a reinar en tu vida…

Mientras te despides de Otoño suelta esos restos de coraza egoica, pero se muy consciente de este proceso… Vívelo en total conciencia… Es un  renacer porque mientras tu ego va muriendo tu verdadero SER empieza a ver la luz…

Mientras tanto, deja que fluya…

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

domingo, 17 de mayo de 2015

Stop it!



Esta Luna nueva en Tauro nos invita a la calma… a detenernos. Y aunque todo lo lunar nos impulsa de manera automática y actuamos (o dejamos de hacerlo) por inercia, hoy estamos invitados a detenernos conscientemente.

Cuesta parar… cuesta romper rutinas (aunque sean taurinas) y sobre todo callar a la loca de la casa que es la mente y nos va desordenando el panorama mientras viajamos por la vida.

Qué es detenernos? – es apretar el botón de pausa en el diario vivir y quedarnos así… en suspenso… viendo como el mundo no se viene abajo porque no vamos apurados. Sorprendernos de que la Tierra sigue girando a pesar de que hemos preferido cancelar algunas citas y quedarnos en casa… haciendo nada… disfrutando…

Pero… ¿para que detenernos? Para conectar… más bien para re-conectar con nosotros mismos, con la esencia, con eso que realmente somos y que olvidamos a diario por identificarnos constantemente con nuestras máscaras –egos– y perder así la conexión con el alma.

Mercurio, el planeta de los procesos mentales, inicia su retrogradación este lunes 18 confirmando así que el cielo conspira en favor de nuestra detención.
Es cierto, el mundo enseña que hay que actuar, movernos, ir de aquí para allá, laburar, estudiar, divertirnos… y aprendemos a no parar, por eso sentimos que “no hacer”, es perder el tiempo… más aún, el “no hacer” nos descoloca, no sabemos que hacer en el no hacer… Y es porque estamos programados en el hacer, pensar, hablar, actuar… y no hacerlo equivale a no estar…
Entonces empecemos a desprogramarnos y practiquemos la dulzura de no hacer nada.

Tiempo para:

Re-lajar el cuerpo, la mente y todos los sentidos .

Re-visar nuestras vidas ¿Hasta donde hemos llegado? ¿Estamos en el lugar donde queremos estar?

Re-flexionar acerca de lo que realmente anhelamos en esta vida.

Re-conectar con la esencia, con ese espíritu inmutable, con ese niño interior que permanece siempre ahí esperando que lo invitemos a jugar.

Re-parar en nuestra pereza. Esa inercia que nos impide empezar –o re-comenzar– desde un punto cero.

Re-plantearnos la vida entera.

Re-modelar nuestros sueños… Cuántos de nuestros sueños son condicionados por otras personas? Aprovechar este instante para limpiar cada uno de esos sueños de energías ajenas y conservarlos puros… nuestros…

Re-armarnos… Todavía estamos medio destruidos por los aconteceres últimos que nos han estado purificando para seguir avanzando. Ahora volvemos a componernos pedacito a pedazo.

Re-cordar cual es el propósito de esta existencia. Cuando nacimos lo teníamos muy claro, pero con tanta información innecesaria que nos agregaron lo olvidamos…

Re-sucitar… claro, porque ya nos hemos dejado morir y queda resucitar a una nueva vida, como la que siempre soñamos, como la que trajimos abocetada al nacer…

Re-irnos… reírnos mucho porque este es un tiempo de mucha alegría, de felicidad y de permitirnos fluir… desde el alma… desde el corazón…

Por eso, nada más termines de leer esta nota para… detente… Aprieta el botón de pausa a tu vida y quédate así… Disfrutando… No te arrepentirás.

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

martes, 14 de abril de 2015

Bendito Otoño



Ustedes ya me conocen, soy adicta a las charlas y los silencios, a las reuniones y los viajes interiores, a lo mundano y lo divino… y eso no me vuelve una bipolar como muchos creen. Soy capaz de estar aquí y allá, de reír y llorar, de bailar y rezar… Me debato entre alegrías y melancolías… entre luces y sombras… entre primaveras y otoños…

Despedí este verano llena de expectativas por encontrar al fin un espacio para poder fluir… Ha sido un tiempo muy intenso (en lo personal y colectivo) y la vida me brindó el regalo de cosechar una siembra energética de hace muchísimos años y me mantuve ocupada recogiendo tantos sabrosos frutos que colmaron mi alma de gratitud… y mi cuerpo de cansancio…

Y llega Otoño trayendo la bendición del relajo… y este otoño es muy especial porque me encuentra en un proceso muy importante de mi vida (cosechando), cierro el ciclo de soltar a mi hermano fallecido el otoño anterior e inicio un tiempo soñado, creado en mi mente desde el momento en que tuve conciencia en este planeta y es algo así como vivir mi propio cielo. Se podría decir que al fin la Mariposa de la felicidad se ha posado en mi hombro, tal vez porque dejé de perseguirla… y tengo el tiempo para disfrutar mirando por la ventana caer las hojas del durazno y el cerezo mientras desprendo vivencias innecesarias y recuerdos inútiles… Suelto, suelto y suelto… porque necesito aligerar los pesos del cuerpo, la mente, el alma y la vida… y me preparo para recibir todas estas bendiciones que el Otoño me regala… Genero el espacio para que llegue lo nuevo…

Y todos estamos ahora soltando la vieja vida que tuvimos hasta hace poco y avanzamos hacia un espacio de mayor conciencia y plenitud, esa Tierra Prometida por nosotros mismos en algún instante de consciencia…

Atrás se quedan, como hojas desgastadas por los vientos, viejos hábitos que creíamos tan nuestros, personas que considerábamos parte de nosotros, ese trabajo que conservamos por años solo por cobrar a fin de mes y hasta la vieja casa que nos cobijó desde la infancia… Abro los brazos para dar la bienvenida a todo lo nuevo que llega hasta mi, especialmente a estos espacios de mayor expansión, de conciencia elevada, tan luminosos que no dejan lugar para el ocultamiento. Todo está a la vista, nada puede esconderse porque a mayor conciencia se vive en plena honestidad.

Las estaciones son ciclos sagrados que la naturaleza nos regala para avisarnos de inicios y cierres… cuando pasamos a otra vuelta en la espiral ascendente… y todo se inicia pero con otras experiencias, otros espacios para crecer y un nivel siempre más elevado en la conciencia, en el alma y en el corazón…

Disfruten de este tiempo maravilloso y entréguense con total confianza a la experiencia de soltar todo lo que debe quedar atrás… Abracen lo nuevo… Abracen la vida naciente, abracen sus sueños…

Gracias tibio y colorido espacio que me regalas la oportunidad de crecer soltando… 

¡Gracias Bendito Otoño!

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.

Déjanos tu huella...