viernes, 24 de febrero de 2017

Ritual de Luna Nueva para Volver a empezar…



Sí, parece fácil cuando decimos volver a empezar… pero solo quienes lo hemos intentado sabemos como cuesta.
Lo importante de empezar de nuevo en hacerlo en otra vibración. De nada sirve repetir una historia, la gracia está en hacerlo desde el escalón superior…

Y quizás la manera más rápida de ascender vibratoriamente es agradeciendo. Se  recomienda vivir en Gratitud constante para que nuestras frecuencias se eleven y así poder entrar a dimensiones superiores e iniciar la vida nueva que soñamos…

Este ritual lo inicias justo el día 26 de febrero, a la hora que gustes, pero yo te recomiendo la mañana, cuando la mente está despejada, cuando estamos llenos de fuerza…

Preparación del ritual

Necesitas comprarte una libreta o cuaderno con muchas hojas (x lo menos 365), lápices para tener junto a la libreta y toda la voluntad del mundo para no abandonar este proyecto…

El mismo día de la Luna nueva (domingo 26) tomarás tu libreta y escribirás en la primera hoja todas las razones o motivos que tienes para agradecer… no te midas… Agradece todo lo que se te ocurra, aunque sea el jabón con el que te duchas… Agradece… Agradece porque eso eleva tu tono vibratorio…

Cuando hayas terminado de dar gracias pon al final de la escritura un mantra fabuloso que yo repito en todo momento, ya que nunca me faltan motivos para agradecer. El mantra es: ¡Gracias, Gracias, Gracias…! Ojala con las manos hacia lo alto…

Pero no creas que eso es todo. Es solo el comienzo porque desde ese día, todos los días, a la hora que quieras, tomarás tu cuaderno y escribirás todas las razones que tienes para agradecerle al Universo… Y tendrás que recurrir a toda tu creatividad ya que si algo gusta al Universo es la prolijidad…

Hay mucho por agradecer… Respiras, estás con salud, tienes a tu familia, estás con trabajo, puedes moverte a donde quieras, comes lo que te gusta, tienes ropa en tu armario, comida en la nevera, amigos por doquier, etc…
Incluso puedes agradecer que no tienes salud, porque esa experiencia te está entregando un aprendizaje invaluable… o que no tienes comida porque también eso te deja enseñanza… todo, todo lo que experimentamos son cosas por agradecer, aunque nos causen dolor… tristeza o rabia… Tú solo agradece. Entre lágrimas, pero agradece… Con los dientes apretados, pero agradece… Cuando se te acaben las fuerzas, igual agradece…

Muchas veces sentiste que el destino estaba en tu contra porque te tocó vivir algo que te pareció la peor experiencia de tu vida y con el tiempo terminaste agradeciendo haber pasado por aquello ya que gracias a esa vivencia lograste algo maravilloso… o salir de algo desastroso… pues por eso… agradece todo lo que te toca vivir porque no tienes visión de lo que ocurrirá mañana, pero intuyes, confías en que será lo mejor para tu crecimiento.

Si algún día estás con el ánimo por el suelo y no te provoca agradecer por nada, agradece sentirte así, agradece pasar por ese grado de inconformismo porque es señal de que estás vivo, de que no eres autómata del sistema… pero no dejes de agradecer.
Siempre al final sellarás con el mantra ¡Gracias… Gracias… Gracias…!

Y así puedes dar la vuelta todo el año…

Si algún día te viene la inspiración y quieres ocupar cuatro hojas escribiendo las mil razones que tienes para dar gracias… Hazlo… y si otro día solo quieres escribir una línea de gratitud.. Hazlo…
La idea es crear este cuaderno de agradecimientos siendo lo más honestos posibles… No sirve escribir razones que quedan bien a la vista de los demás porque no es el muro de Facebook… nadie verá tus escritos y no puedes engañarte a ti misma ni al Universo.

Cuando el Sol haya dado la vuelta completa y regrese a este punto en que parte el domingo 26 de febrero, o si lo prefieres cuando acabe el año, puedes cerrar tu cuaderno y guardarlo en algún lugar secreto… o tirarlo si prefieres…

Lo importante es que con ese ritual diario de agradecimiento has adquirido el hábito de la gratitud y de ahí en más no necesitarás de libreta alguna para dar gracias… Bastará con que sientas el deseo de agradecer y alzaras los brazos al Cielo para decir: ¡Gracias… Gracias… Gracias…! Estarás viviendo en Estado de Gratitud… Habrás Ascendido!
Habitarás una dimensión superior y esa es la nueva vida que esperabas…

¿Te parece esta una buena forma de volver a empezar?

En Alegría, Aceptación, Gratitud, Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...