domingo, 11 de octubre de 2009

Ilumin - Hada



Hablar de iluminación nos hace pensar en una vida llena de ascetismo y en luchas por alcanzar objetivos supra humanos… y al ego le encanta que lo veamos así porque eso pone trabas a nuestro esfuerzo por alcanzarla.

Iluminarse nos es otra cosa que hacer contacto con nuestra luz interior. Encender esa chispa divina que habita en nosotros.

Alcanzar el estado de Iluminación es aquello que nos hace recobrar ese estado natural con que nacemos y que nos hacía tan felices y plenos cuando éramos niños ya que permanecíamos conectados con ese algo superior que nos permitía sentirnos dueños del mundo y confiar plenamente en que el Universo nos proveería de todo cuanto necesitáramos… El crecimiento, la educación y la sociedad nos obligan a vernos como fragmentos aislados y nos sentimos separados de todo cuanto nos rodea… Es ahí cuando el miedo se apodera de nosotros y el ego hace un festín porque empieza a controlarnos desde la mente: "No hagas esto, no digas lo que piensas, mucho menos lo que sientes, no muestres debilidad que quedas vulnerable ante los demás, etc." Todo se vuelve un deseo por agradar al resto y hacernos un lugar para sentirnos incluidos en este mundo que a la vez nos parece tan ajeno.

Ya hemos caminado mucho tiempo al lado del miedo mientras el ego de frota las manos de gusto al sentirse triunfador una vez más… pero ya no… esta vez podemos derrotarlo… y no vamos a pelear con Mr Ego, eso sería darle demasiada importancia… simplemente ignoraremos sus comentarios y nos permitiremos fluir… así, como cuando eramos niños y nada ni nadie impedía que nos sintiéramos uno solo con el Universo y en esa conexión volver ser lo que somos e iluminarnos con la luz del corazón…

Encontrémonos con nuestra verdadera naturaleza, esa que trasciende la forma y la norma establecida, esa voz que nace desde el fondo del alma. Iluminémos con nuestra propia luz interior y seamos capaces también de iluminar a los demás…

Me® 
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...