jueves, 29 de octubre de 2009

Felicidad...

En India existe un tipo de hombre muy peculiar que se complace en tener las menores necesidades posibles.
Sólo lleva consigo un poco de harina, una pizca de sal y ajíes atados en un trapo. Cuenta con una escudilla y una cuerda para sacar agua de los pozos.
No necesita nada más.
Anda a pie, cubriendo 10 a 12 millas diarias. La masa que come la hace sobre el trapo, luego junta unas ramitas para hacer fuego y la cocina sobre el rescoldo.
Eso se llama batí.
El sabor que le encuentra no proviene del gusto que tiene sino del apetito que da la faena honesta y el contento de la mente.
Ese hombre tiene a Dios por amigo y se siente más rico que cualquier rey o emperador. Dios no es amigo de quiénes codician interiormente las riquezas de los otros.
Todos pueden imitar este ejemplo y gozar de una paz y una felicidad inefables, radiándolas a los demás. Por otra parte, si uno ansía riquezas, tiene que hacer uso de la explotación, sea cual fuere el nombre con que se la llame.
Pero aún así, los tesoros no hacen millonarios.
La verdadera felicidad se produce sólo en el contento y la camaradería de Dios.

Mahatma Gandhi.

Me®
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...