miércoles, 5 de octubre de 2011

Nobleza de Cala

-->
Mi abuela adoraba las Calas de su jardín porque, según decía, es una flor noble. No pide mucho y te da muchos días de belleza y frescura al hogar.
La verdad es que durante mi infancia la cala no era una flor muy considerada y al pasar por el jardín nadie las admiraba mucho y no se cansaban de alabar a las hortensias, las camelias, el jazmín, los crisantemos, los lirios, las dalias y buganvillas que estaban a su alrededor. 
Pero ellas se mantenían intactas, no les importaba el reconocimiento de nadie… Siempre erguidas y elegantes no dejaron nunca de dar alegría y neutralizar un poco el colorido del jardín… Cada año salían más y más flores y lo que en mi infancia eran apenas 4 matas, terminaron llenando todo el inmenso jardín de la abuela que ya no tenía la energía para cuidar de sus flores y poco a poco fueron desapareciendo muchas… pero las calas no la abandonaron… sus bulbos siguieron brotando cada año con más flores y fue así como llenaron todo el jardín…
 Por eso amo mis calas y las riego con mucho cariño, recordando a mi abuela… A ella no la abandonaron jamás y hasta la acompañaron en su tumba… Y a mi me han acompañado toda mi vida y las admiro por su sencillez y pureza… Es cierto… no piden nada… solo un poco de agua cada día y llenan mi jardín de alegría…
 Una vez más tenía razón mi abuela: es una flor muy noble… Y las honro cada día de mi vida...

Me® 

Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...