jueves, 27 de octubre de 2011

Ascensión




Todos me preguntan ¿Qué es la ascensión? y percibo mucha confusión en el ambiente respecto a este tema. La mayoría cree que es elevarse hacia los cielos y desaparecer en… ¿otra dimensión?

Ascender es subir, ir hacia arriba. Cuando estabas en el colegio tú ascendías a un nuevo grado cada año. En el trabajo, de vez en cuando logras un ascenso y eso hace que las condiciones de trabajo mejoren y dejes atrás muchos temas conocidos y te enfrentes con otros nuevos.

Ascender en lo espiritual es justamente como pasar de grado: Dejamos esta tercera dimensión y nos vamos hacia otra superior…
Si nos situamos en el plano amplio de la existencia podríamos darnos cuenta de que estar aquí, encarnados en esta experiencia que llamamos vida en la 3D, es un simple aprendizaje… Tal vez alguna vez fuimos seres bidimensionales pero no lo recordamos, y ascendimos a la 3ra dimensión donde empezamos como bebés 3D y pasando por todo el aprendizaje que conlleva la escuela terrestre para luego graduarnos y pasar a la 4D.

Aunque a muchos no les parezca, todo, absolutamente todo lo que vivimos es un aprendizaje para ir ascendiendo. Siempre estamos siendo “examinados” por la vida, aunque eso de vivir constantes “pruebas” suene a doloroso. La vida se encarga de enseñarte y cuando estás listo hace un test para saber si tu aprendizaje ha sido solo teórico –que para la vida no sirve– o práctico y si eres capaz de integrar ambos, pasas al siguiente nivel.
Es así en todo orden de cosas, desde las relaciones, las creencias, las costumbres y cualquier experiencia que vivenciamos en cada encarnación es materia de examen.

Más que estar hechos de hueso y carne, somos seres de energía y esa energía vibra en diferentes tonos. Todos quienes habitamos la tierra vibramos en muchas frecuencias, pero todas aptas para la 3era dimensión, cuando empiezas a vibrar en tonos más altos ya no puedes vivir en este ambiente tan denso y es por eso que debes ascender a dimensiones superiores… A veces debes abandonar el cuerpo que te sirvió para transitar en la 3D, otras tu cuerpo también se eleva y te lo llevas, pero son casos especiales.

Ascender es empezar a vibrar en tonos más altos y eso conlleva un nuevo nacimiento, por eso la similitud del cambio de oruga a mariposa cobra tanto sentido en estos tiempos ya que la mariposa no recuerda que fue oruga ya que deja de arrastrarse y disfruta de su vuelo…

Ascender no es marcharnos a otro lugar, como muchos creen –aunque quizás lo sea, pero en la conciencia– sino que sintonizar con frecuencias más elevadas y eso hace que vivamos en el mismo lugar, con las mismas personas, pero que veamos todo desde una perspectiva más amplia y seamos más libres. Quizás alguien que ha pasado a la 4D no enganche en los rollos emocionales de 3D y los demás lo miren como “raro”, así como alguien que ya sintoniza con 5D vive sin miedos ni apegos y le cueste ser comprendido por el resto…

Ascender también es “dejar atrás” porque puede que ya no encajemos en nuestro “mundo” anterior y es natural que empecemos a vibrar con otras cosas y busquemos otro modo de vida… pero eso proceso de soltar se hace sin dolor, porque una vez que se cruza hacia dimensiones superiores perdemos esa capacidad de aferrarnos a todo y ni siquiera debemos soltar, porque no habrá nada que soltar si no estamos apegados a nada…

Ascender es hacer la tarea por la que nos matriculamos en esta vida, porque desde antes de nacer sabíamos que veníamos a aprender y avanzar… Veníamos a vivir esta ascensión…

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...