sábado, 15 de octubre de 2011

Mi paraíso personal



Una de mis frases favoritas pertenece a Walt Whitman y es: "Para mí cada centímetro cúbico de espacio es un milagro." Y así lo compruebo cada día.

Habitamos un Universo mágico y tenemos a disposición nuestra cada milímetro de un planeta bello y generoso.
Me siento infinitamente agradecida de tener cada día la oportunidad de caminar por estos bosques verdes tan llenos de vida, capaz de servir de hogar a los miles de pájaros que lo habitan; caminar descalza por la arena húmeda y poder bañarme en estas aguas claras del Oceáno Pacífico que a pesar de ser muy frío es siempre terapeutico, y una caricia no solo para el cuerpo sino también para el alma.

Cada día salgo al encuentro de las miles de maravillas que me obligan a dar gracias por toda esta creación.

Ya pronto volveré a la capital y se que no podré mirar este paraíso, pero tendré otro ya que ese nirvana con el que soñamos, lo llevamos dentro.

Quizás el lugar donde tú vivas sea lo menos parecido al Edén, pero si tienes paz dentro de ti, si has conquistado la calma y te sientes parte de este Universo magnífico no necesitas trasladarte a ninguna parte, bastará con que cierres los ojos y encuentres tu paraíso personal, ese pedacito de cielo en ese encuentro contigo mismo.

He construído mi propio paraiso personal con la meditación y acudo a él cada vez que puedo. Antes me costaba muchísimo alcanzar el estado meditativo pero una vez que solté el control y me entregué a la serenidad de los ritmos de la vida, descubrí que no son necesarios el lugar, el cojín, ni la música relajante, ni el aroma a incienso porque hasta en los viajes en metro cierro los ojos y puedo meditar algunos instantes… Es mágico porque de pronto viajo al Paraíso y en breves momentos bajo a la Tierra y aunque puede parecer un constraste no lo es porque cuando llevas dentro tu Cielo, lo reflejas en todo lo que estás mirando.

A veces de este viaje a tu Paraíso personal dependen muchas decisiones… De pronto debo resolver alguna sitiación y me siento encaminada hacia una solución… entonces cierro los ojos y entro en mi pequeño Cielo donde veo todo de forma tan diferente que al volver a abrirlos, tengo claro cual es el camino, aunque no tenga nada que ver con la decisión anterior.

Y es que estando acá en el mundo concreto solemos manejarnos desde la mente/ego y cuando entramos en nuestro Paraíso Personal nos adentramos en los dominios del Alma y allá todo se ve distinto… son otros parámetros, otras medidas para valorar los sucesos o experiencias.

Recomiendo a cada uno de ustedes, queridos lectores, construyan su Edén tal y como lo han soñado. Puede ser un espacio material o energético en donde puedas conectar con tu esencia para hacer de tu vida un camino consciente.
Les contaré que mi espacio de conexión, allí donde me siento libre y conecto con mi esencia es muy parecido al lugar en que se encuentra Jodie Foster con su padre en la película Contacto… Cuando la vi quedé muy sorprendida y emocionada por el parecido, pero he probado muchos lugares y solo allí me siento en casa…

Ya hay mucha gente en el mundo tomando decisiones desde la vanidad o el ego y encarando sus vidas desde las pasiones más bajas… Tú puedes hacer la diferencia dilucidando desde la pureza del espíritu…

Entonces los dejo porque estarán un tiempo muy ocupados construyendo cada uno su propio Paraíso Personal…

Enhorabuena!

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...