miércoles, 27 de enero de 2010

Volver a la Luz...



Todos somos en esencia seres luminosos, solo que muchos lo han olvidado y por eso caminan entre sombras

Nacemos hermosos, llenos de alegría e irradiando luz hacia todas partes: la gente nos ama cuando niños, se acercan y no pueden resistir hacernos un mimo: ese es el magnetismo de nuestra luz

Pero la vida, con su formación y educación creadas para que olvidemos nuestro linaje divino, para alejarnos de nuestra esencia y para impedir que crezcamos en luz y conciencia nos van apartando cada día más de nuestra conciencia, de nuestra luminosidad

Pero nuestra alma se mantiene intacta y nos recuerda por medio de dulces susurros que somos luz, que llevamos una chispa divina dentro, que vinimos a iluminar, que estamos aquí para sanar(nos) y sobre todo para hacer crecer al ser luminoso que permanece dentro de nosotros siempre intacto esperando que le recordemos y despertemos de este sueño tridimensional que nos ha hecho olvidarla.
Poseemos libre albedrío y podemos elegir manifestar nuestra luz o seguir viviendo en la oscuridad Es una elección constante hacernos cargos de nuestras luces y sombras. Pero primero hay que ser conscientes de ellas.

Despertar es volver a la luz. Hacernos conscientes de que hay una sabiduría infinita habitando en nosotros y podemos dejarla salir en cuanto necesitemos de ella, pero para eso hay que aprender a escucharnos, a amigarnos del silencio para que surja desde el fondo la voz del alma que nos deje ver el resplandor del espíritu.

Esa Luz que habita en nosotros podemos hacerla crecer también entregando amor, siendo considerados y pacientes con el resto, ayudando a los demás a crecer y a desarrollarse, pero sobre todo, viviendo anclados en el presente y disfrutando del HOY que es lo único que poseemos porque el mañana es una quimera y el pasado un recuerdo

Nadie es un foco aislado, todos nos estamos nutriendo constantemente de las luces de los demás así como alimentamos con nuestra luz al resto. Nadie puede solo esperar recibir luz, también tiene que entregarla a los demás para seguir en esta gran cadena luminosa que somos los seres humanos Si pretendes solo crecer en luz recibiendo y siendo incapaz de entregarla, tu foco se apagaré lentamente y la luz de los demás no llegará a ti

Siempre estamos en posibilidad de retornar a la luz, aunque hayamos vagado en medio de las sombras. La Luz de la conciencia siempre está ahí disponible para todo aquel que quiera usarla...

Así que ya sebes amigo lector. Tu misión es iluminar esta Tierra con Sabiduría y Amor ¿Qué estás esperando?

Me® 
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...