viernes, 22 de enero de 2010

El dolor...


Tu dolor es la ruptura del caparazón que encierra tu entendimiento. Así como el hueso del fruto debe romperse para que su núcleo pueda exponerse al sol, así tú debes conocer el dolor. Y si pudieras mantener tu corazón maravillado ante los milagros diarios de tu vida, tu dolor no te parecería menos maravilloso que tu alegría. Y aceptarías las estaciones de tu corazón, así como siempre has aceptado las estaciones que pasan sobre tus campos. Y observarías con serenidad a través de los inviernos de tu sufrimiento. Gran parte de tu dolor es tu propia elección. Es una poción amarga con la que el médico que hay en ti cura tu ser enfermo. Por lo tanto, confía en el médico, y bebe su remedio con silencio y tranquilidad: porque su mano, aunque pesada y dura, está guiada por la mano tierna de lo invisible, y el cáliz que trae, aunque quema tus labios, ha sido hecho del barro que el Alfarero ha humedecido con Sus propias lágrimas sagradas.

Osho

Me®
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...