viernes, 30 de octubre de 2015

Octubre efervescente…



No… no es un trago ni un nuevo paquete turístico… Es la situación que vivimos en este tiempo tan energético, que provoca efervescencia.
En el décimo mes del año la actividad se ha vuelto incesante y un cielo bastante comunicativo nos envía señales en todo momento para mantenernos informados acerca de las tareas que debemos realizar… y quien tenga ojos que vea…

Mercurio, aunque siempre díscolo este muchachín, se puso serio al abandonar su viaje retro poniendo término a nuestro descanso mental… Toca poner a andar la mente, pero de un modo consciente… Ya está bueno de ronroneos mentales. La claridad reinante impone un pensamiento cada vez más claro, a tono con las energías del nuevo tiempo.

Urano, ese tío excéntrico y vanguardista que todos tenemos, coquetea con la Luna y el Sol solo para calmar su ansiedad –¿alguna vez no está ansioso Monsieur Urano?– de que la humanidad despierte. Desde que se hospeda en Aries de pronto entra en desesperación y nos remece –a veces literalmente– con la sola intención de sacarnos del letargo existencial y ayudarnos a crecer ya que él no posee ambiciones personales, solo colectivas y últimamente se ha tomado más en serio que nunca su rol de “despertador” se encuentra desde hace 4 años…

Júpiter, el tío querendón y buena onda, ese que nos colma de regalos y es nuestro cómplice en todo, continúa consintiéndonos y esta vez trae mimos para el alma. Desde el Hotel “Virgo” nos envía medicinas para curar esas heridas internas, ungüentos de matico para nuestra alma y tisanas purificadoras para el corazón... y ya sabemos que el Universo es una farmacia gigantesca que contiene pócimas para todo y para todos.

Plutón más que satisfecho con la tarea revolucionaria llevada a cabo en Capri, se toma un relax para retomar su labor, muy en su estilo… muy intensamente.

No hay tregua para nosotros. O nos transformamos en este plano o nos transformamos en el otro... y no hay otra… No pienses que el Universo dejó de conspirar a nuestro favor… lo sabíamos… vinimos a trascender y recién se han abierto los canales que nos permiten recordar esa misión común.

Trascender es elevarnos por sobre toda limitación humana. Ya somos conscientes que estamos derrocando a ese dictador –la mente/ego– que nos mantuvo presos del miedo y encadenados a un millón de creencias erróneas…

De pronto afloran ideas, experiencias, reflexiones que no sabías que llevabas dentro y es tu maestría que empieza a ver la Luz… Seguir a maestros y gurúes fue muy acertado durante la era pisciana, pero en la era acuariana se hace preciso despertar a nuestro propio maestro interior para que nos guie con su Sabiduría…

Tanta efervescencia nos tiene entre excitados y alelados… La incertidumbre se ha vuelto una constante en la vida de cada uno y caminamos abiertos a las sorpresas y a todos los regalos con que el Universo nos bombardea constantemente.

Dejamos octubre con el corazón repleto de gratitud por todo lo vivido… por todo lo aprendido y por lo que sabemos que nos espera…

El Cielo sigue muy parlanchín comunicando actividades para todos los gustos y habilidades… Es tiempo de trabajar por nuestra evolución y cada cual usando sus talentos.

Noviembre nos espera calladito… pero cuidado, porque esconde más de alguna sorpresa…

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...