jueves, 28 de octubre de 2010

El poder de la pasión



Quizás porque nací con varios planetas en Escorpio y en casa 8 es que le doy gran importancia a la pasión… y puedo ver como levantan las cejas pensando que haré un relato triple x… pero lamento desencantarlos –no voy por ese carril–  hablo de la pasión como esa fuerza poderosa que nos arrastra a cumplir un cometido, esa que no es tan popular como la pasión sexual guiada por el instinto, pero es la misma fuerza… usada con voluntad.

La pasión es una energía tan poderosa, una fuerza que nace desde lo más profundo de tu ser y va indicándote el camino que debes seguir. Es tan potente que se parece a la obsesión, pero no te estanca sino que te hace avanzar.
Es un entusiasmo elevado al millón porque eres incapaz de detenerte una vez que la estás sintiendo. No tienes control sobre esta fuerza tan poderosa que suele ser inspiradora y de una alta frecuencia que impulsa a elevarnos a lo más alto.

Los grandes artistas han sido unos apasionados de sus obra y esa fuerza los ha motivado cada día a trabajar hasta ver plasmados sus sueños en una placa de marmol, granito o hierro, en un gran lienzo o en una sala de cine y ver culminado su trabajo de expresión.

Es la presencia de la pasión que hay dentro de ti lo que te impulsa a alcanzar tus sueños. La pasión es clara y precisa, jamás se andará con rodeos y siempre te dirá de frente: esto es lo que haremos y de esta forma y desde ese instante no habrá quien pueda detenerte. Es una energía tan arrolladora que impedirá que mires a los lados para ver u oir las impresiones de otros… Solo te arrastra… te lleva y te hace inmensamente feliz porque saca lo mejor que hay en ti… te conecta con la esencia, te impulsa a crear, a concretar, a no escatimar en recursos para lograr lo que te has propuesto y te enseña el valor de ti mismo.

He conocido bien pocos seres apasionados, por desgracia he estado rodeado de seres más bien robóticos, esclavos de este sistema y por eso mismo aprendí a reconocer a quiene llevan pasión dentro de si mismos y los seguí con la esa misma pasión porque que me inspiraron. Así como no se puede ignorar esta fuerza cuando nace dentro de uno, tampoco podemos ignorar a esos pocos seres apasionados que van por la vida jugándosela por sus convicciones, por su trabajo o por alcanzar una meta.

¿Cómo se detiene la pasión? Es como intentar contener todo un río o más bien, apagar un incendio. Es dificil porque la pasión es similar a una hoguera que consume todo a su paso –insisto, no hablo de pasión sexual– nadie permanece ajeno a esta energía que nace en lo profundo del ser y hace que tus días estén llenos de vida, te despierta, te mantiene consciente.
Cuando estás bajo la influencia de la pasión nada puede detenerte y he observado a muchos artistas –los más apasionados– trabajar hasta tres días seguidos, sin dormir para ver los frutos de su creación.

Creo firmemente que Dios es el más apasionado de todos los seres porque no paró en siete días hasta ver su Creación terminada y se esmeró tanto el el detalle que para mi es el Gran Artista y un maestro de la pasión.

Creo que alguien incapaz de sentir pasión está muerto en vida porque la vida sin pasión se convierte en una mera existencia.

Un abrazo a mis lectores apasionados... y a los no tanto también...

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...