jueves, 1 de enero de 2015

Luna Llena En Cáncer



En la primera lunación del año –madrugada del 4 a 5 de enero el cielo deja ver sus mensajes claros y poderosos: Nos llama a cerrar definitivamente el ciclo 2014 con la Luna Llena y nos abre las puertas para el nuevo comienzo 2015 con la Gran Cruz Cardinal que formará junto con esos dos titanes del olimpo que nos están haciendo trabajar muy duro en este tiempo: Mientras Plutón derriba todo lo que está caduco, Urano nos pone en nuevos caminos… Mercurio también se hace parte del gran teatro celeste avanzando hasta Acuario y potenciando la actividad mental y los temas comunicacionales para ayudarnos a resolver asuntos familiares, hereditarios y reconocer el auténtico valor de los ancestros.

Esta Luna en Cáncer nos hace retornar al útero materno para conectar con nuestras raíces y aceptar nuestra estirpe celestial… de ahí nacemos nuevamente pero ahora siendo conscientes de que no somos el fruto de la casualidad. No vinimos porque un espermatozoide de papá fecundó un ovulo de mamá… Traemos un mensaje divino en cada chispa de luz, en cada molécula del cuerpo, en cada fibra de ADN, en cada átomo energético. Iniciamos el 2015 renaciendo porque la vida que llevamos antes, tan dormidos, tan autómatas del sistema, ha terminado. Nos hemos convertido en seres conscientemente celestiales y hay que celebrarlo con un gran bautizo cósmico… y este será nuestro bautismo: el Cielo derramando su luz sobre todos nosotros y honrando nuestra alcurnia celeste.

Reconocernos niños avanzando por el planeta es empezar de verdad a crecer… no estamos preparados aún para caminar solos y por eso tenemos la guía constante del Cielo. Esta Luna llena se vuelve muy importante, no solo por ser la primera del año sino porque nos muestra la energía con que se presentan los días venideros… y se viene fuerte, pero trabajando temas internos, dentro de la casa, reunidos en el hogar, despertando viejos recuerdos para sanarlos y liberarlos de rencores y opresión. Solo hay que conectar con esa infancia latente siempre en nosotros. No importa la edad que tengamos, permanecemos niños en el alma porque estamos siempre dispuestos a aprender, a integrar nuevos aprendizajes y a desaprender lo que no nos sirve para la evolución del espíritu.

Esta Luna Llena trae mucha luz para todos quienes quieran aprovecharla. Todos los planetas en los signos cardinales nos están empujando –a veces suave y otras bruscamente– para que vivamos en aceptación total y eso es reconociendo todo lo divino y lo humano que habita en nosotros… y que en medio de tanta humanidad somos infinitamente perfectos como son los bebés que llegan a la vida confiados en que todo saldrá bien… que lo lograrán.
…y nosotros vamos a lograrlo. Seremos libres del pasado, capaces de relacionarnos con el corazón, sintiendo desde el alma, descubriendo la vida momento a momento, sin hacer muchos planes sino que disfrutando del lento avanzar por el planeta.

Y la Madre Tierra, el Padre Cielo y toda nuestra gran familia galáctica empezarán a darnos nuestro lugar... ese que nos corresponde por derecho y no por línea de parentesco sino porque nos hemos ganado un sitio de privilegio en todo el Universo por este trabajo que estamos realizando hoy: Despertando más cada día, agregando consciencia y conciencia a la existencia y sobre todo por haber despertado esos corazones dormidos... Ahora la Tierra es un enorme corazón latiendo y enviando pulsaciones de amor... porque eso somos...

En Amor y Conciencia.

 Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...