jueves, 3 de octubre de 2013

Octubre Feliz



El décimo mes es amado y esperado en todo el mundo. En el lado sur del planeta llega cubriendo de verdor los prados y vistiendo flores con brillantes y coloridos trajes para dar la bienvenida a la primavera; En el lado norte llega tapizando los suelos con secas y marrones hojas que han soltado los árboles… y la Tierra se convierte en un maravilloso ejemplo de lo que es el Yin Yang… Por un lado el nacimiento y por el otro la muerte… El perfecto equilibrio de la Naturaleza.

Durante los nueve meses que van transcurridos del año –bastante vertiginosos– hemos logrado una ascensión intensiva y muy especial que nos ha exigido a todos solo una cosa: la libertad total, por lo que nos obligó a despojarnos de aquello que nos ataba a la antigua vibración energética que mantenía el planeta.  Quizás la depresión acompañó a más de alguno durante ese tiempo, pero deprimirse es el punto medio exacto entre un nivel de energía y otro: Sin vivir un duelo por lo que dejas no puedes cortar con las viejas energías y  por eso se hace preciso un periodo de desconexión para poder alcanzar ese portal que se abre ante nosotros.

Este octubre 2013 se viene regalando dones al por mayor a cada uno de los seres del planeta... especialmente la capacidad de soñar… pero el mayor regalo es, sin lugar a dudas, poder concretar esos sueños.

Todos, sin excepción, tenemos la capacidad de soñar y lo hacemos de manera inconsciente… de pronto la imaginación emprende el vuelo y te ves convertida en algo, quizás diferente de lo que eres hoy, pero siempre en los sueños las personas se ven bellas, alegres, dichosas y radiantes y eso podrás alcanzarlo  ahora que has salido de la crisálida… Ser feliz… así como siempre lo soñaste.

La felicidad es un tópico perseguido por muchos, pero se convierte en utopía cuando se busca de sin haber alcanzado cierto nivel de conciencia, porque la felicidad es algo que todos poseemos, está dentro de cada corazón y es lo que nos mantiene frescos y lúdicos en la infancia… pero, igual como olvidamos los juguetes que nos acompañaron cuando niños, olvidamos lo que era la felicidad… y es tiempo de buscarla para volver a conectarte con esa frecuencia que es muy alta y por eso nos ayuda a sintonizar con los planos a los que ascendemos…

Ser feliz no cuesta tanto y para muchos estaría en poseer ciertas cosas, en tener más, en vivir en determinado lugar, en estar con alguna/s personas o en hacer ciertas actividades… pero la felicidad no es nada de eso pues –ponga mucha atención querido lector– La felicidad es un estado del Ser… no es una adquisición… podría ser, quizás, un logro porque hay que ver como cuesta trabajar la voluntad para ganar unos graditos de conciencia… pero es real, no es una quimera. La Felicidad, esa que algunos ven como la meta, es en realidad el premio que alcanzas cuando te has sometido al crecimiento. Porque crecer en esta dimensión cuesta, es doloroso, es solitario, y es, a veces, cruel… pero una vez que cruzas el portal de “los apegos” eres libre y empiezas un camino más liviano y verdadero… es el camino de la felicidad…

Ahora, cuando vemos con alegría y sorpresa que poseemos un precioso par de alitas –léase libertad– las que día a día vemos crecer y aprendemos a usar, nos damos cuenta de que ser feliz cuesta muy poco porque basta con cerrar los ojos y conectar… ¿Con qué? Pues contigo mismo, con tu ser interno, con tu niño interior… Puedes llamarle como quieras pero dentro de ti hay un espacio bello, tranquilo y seguro, que fuiste olvidando conforme crecías y te inculcaban que debías estar atento a lo que pasaba afuera porque la vida evalúa a las personas por su actitud con lo externo. Fuiste perdiendo conexión con la felicidad… pero llegó el momento de recuperarla… las energías invitan a soñar y ya sabes que crear=soñar… Empieza ya mismo a crear tu futuro como siempre has querido… empieza a soñar…

Para todos mis amigos lectores van mis deseos de un octubre lleno de felicidad…

En amor y conciencia.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...