miércoles, 16 de octubre de 2013

Bailando al compás de los sueños...



A medida que vamos avanzando por este nuevo ciclo, donde estrenamos y entrenamos este precioso par de alas, conviene también detenernos a reflexionar unos instantes acerca de todo lo que hemos experimentado hasta ahora. Miramos lo que se ha quedado atrás y nos parece increíble esa vida antigua, presos de tantos miedos y paradigmas. Ahora nos invade una sensación de libertad y la satisfacción que da recoger la cosecha. Sí, valió la pena “hacer el loco” por bastante tiempo y que algunos –los mismos que eligieron seguir por caminos ya transitados– nos miraran tan raro por sembrar en esas tierras que muchos decían infértiles… y aquí estamos: segando campos repletos de frutos deliciosos y ya maduros como el despertar, la armonía, la paz, la comprensión, y empezando a vivir en un nivel de conciencia superior.

Atrás se queda esa constante charla interna, casi siempre negativa, donde a veces nos victimizábamos o nos reprochábamos buscando culpables de cada uno de nuestros conflictos… Para poder sanar, tuvimos que aprender a perdonar, empezando por nosotros mismos, a nuestros progenitores, y al mundo entero. Eliminamos la antigua costumbre de enjuiciarlo todo y nos iniciamos en la  practica de la aceptación. Comprendimos la magia de la vida en donde todo es perfecto y necesario porque el Universo marcha en correcto equilibrio entregándonos todo lo que necesitamos para nuestro crecimiento… y eso es más allá del bien y del mal.

Todavía queda reconocer nuestra perfección divina, nuestro linaje cósmico y eso sin los velos que impone el ego. Liberamos un pasado con todas sus historias y la imagen de lo que creíamos ser… y lo más importante es que  aprendimos a soñar y así, con esa capacidad despierta en nosotros,  comenzamos a crear… nos reinventamos… ya somos otros, aunque nos parezca increíble y en todo momentos pensemos que nos despertaremos de un maravilloso sueño… pero no, ahora estamos soñando conscientemente y con la potencia energética que nos regala este tiempo haremos realidad cualquier anhelo… ¿no lo crees?  Pues no me creas… solo atrévete a soñarlo y lo comprobarás por ti mismo.

Ahora estamos tan conscientes de que somos nosotros quienes elegimos las expresiones vibratorias que deseamos experimentar que hemos decido vivir en las más altas frecuencias… todavía vamos de aprendices de las nuevas energías, pero se siente tan bien vibrar en tonos mayores que por nada del mundo quisiéramos retroceder… Es como cambiar de un departamento a una casa grande, con bellos jardines y enormes ventanales que dan al cielo…

Y así como vamos seleccionando las frecuencias en las que queremos habitar, emprendemos un camino que es parecido al de El Loco en el Tarot, que es quien se atreve a soñar y se concede ese placer sin mirar mucho los riesgos… se entrega y se deja llevar porque se sabe contenido por una multitud de Seres de Luz… y avanza por el camino sin temores, mirando al cielo y danzando al compás de sus sueños, por utópicos que parezcan…

Y es lo que viene ahora: mecernos, dejarnos llevar y disfrutar del gran trabajo concluido… Tiempo de goce, de relax y de crear… ¿Cómo vamos a crear? Simplemente bailando al compás de esos sueños que muy pronto veremos realizados… y eso sin dudarlo ni por un segundo… Tú solo baila, que la música está bien fuerte…

En amor y conciencia.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...