domingo, 29 de septiembre de 2013

Estrenando Alas...


Las oportunidades que la vida nos regala son de una frecuencia muy alta y por eso es bueno tomarlas… pero muy pocos se atreven y los que osaron seguir la voz de su corazón hoy están saliendo del capullo convertidos en pequeñas, inquietas, bellas y coloridas mariposas…

Si, las promesas del Universo siempre se cumplen y es así como hoy la Tierra se está llenando de color porque emerge de sus capullos una humanidad renovada, seres llenos de luz que iluminarán a quienes no tuvieron la humildad de aceptar la propuesta del gran cambio y prefirieron vivir aún en la dualidad y el maya o ilusión…

Tú fuiste capaz de entregarte con suavidad y confianza… aceptaste ver como tu vida se desmoronaba y viviste la  gran desilusión … Despertaste y optaste por una vida mejor y aquí está el premio: Ya tienes alas y solo queda lanzarte en vuelo.

No ha sido fácil vivir este proceso de oruga llamado 2013, pero era necesario porque así cortamos con la energía densa que arrastrábamos del pasado, especialmente con esa pesada cadena que es el miedo, el que nos mantenía atados al dolor… Vimos como nuestro mundo de ilusiones se caía a pedazos y solo quedó lo que era honesto y verdadero: Perdimos trabajos, amores, amistades, esperanzas, proyectos, prestigio, orgullo, soberbia, creencias, anhelos y confianzas… pero recuperamos el autentico valor que poseemos desde siempre pero habíamos extraviado por vivir en ocultos tras la máscara del ego por tanto tiempo… Recuperamos el valor de nosotros mismos, un valor que no tiene precio y es imposible transar en cualquier mercado… cuando descubrimos que nos arrastrábamos como gusanos en un mundo al servicio del gran tirano que es el Ego, decidimos buscar una rama en la cual colgarnos y así, en esa posición experimentamos la gran transformación, vimos romperse muchas ilusiones y gestamos lo que somos ahora.

En esa posición de “colgado”, con los pies arriba y la cabeza hacia abajo pudiste ver todo desde otro punto de vista y fue así como tu visión respecto al mundo que te rodeaba cambió radicalmente. Perdiste el equilibrio que te daba estar posicionado firmemente sobre tus dos piernas y te dejaste mecer por los vientos de la experiencia, te entregaste por entero y el destino te llovió, a veces suave y otras brutalmente… pero no perdiste la Fe en un futuro luminoso y permaneciste en total quietud y entrega… y así pasaba el tiempo y tú te transformabas… Dejaste morir al viejo ser para poder renacer en lo que eres hoy…

¿Dolió? Claro que dolió, pero fue un dolor necesario y sin quejas porque era nuestra opción. Y también lloramos por perder todo lo que creíamos ser, pero el premio era tan gordo, que soportamos estoicos cada lágrima porque sentíamos gestarse dentro el nuevo SER que irradiaba tanta y poderosa luz que nos mantuvimos firmes esperando poder renacer…

…y la Primavera llegó… y los 9 meses de gestación se cumplieron y nos sentimos listos para romper el capullo. Sientes que todo lo bueno está llegando a ti, dejas de ser ese gusanito de seda que se arrastraba y que trabajó arduamente para construir su capullo, sientes que ha llegado el tiempo de ver la anhelada luz y luchas con todas tus fuerzas para alcanzar tu cometido de salir y volar… volar tan alto como te den las fuerzas y llenar de luz y color tu vida y la de los demás… ya estás listo… y sales al exterior y te maravillas de todo lo que ves: Un mundo lleno de texturas y colores maravillosos… Multitudes de gente que reparten sus sonrisas por doquier… se respira amor y te sientes tan ligero… y miras hacia abajo para descubrir con sorpresa y felicidad que ya no caminas sino que vuelas… Estás estrenando tus alas…

Queridos amigos, les deseo a todos un feliz vuelo!

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...