miércoles, 2 de enero de 2013

¿Y dónde está el Nuevo Mundo?



Hace unos días, sentada en la playa con toda mi familia, esperando la llegada del 2013 con los fuegos artificiales tradicionales, mi sobrino me dice: - ¿Y qué pasó con el Nuevo Mundo?  Justo en ese momento empezó el espectáculo pirotécnico así que tuve que postergar la respuesta y con tanto ajetreo y días de playa, sol y cansancio no volvimos a encontrarnos para conversar, por eso le escribo la respuesta aquí.

El Nuevo Mundo es ese que construiremos todos nosotros. El 21/12/12 se abrió un portal energético y es como si nos hubiesen entregado una varita mágica. Hay un cúmulo de energías disponible al alcance de nosotros… Hay una vibración superior que nos está invitando a hacer uso de ella. El único requisito es dejar de escuchar al intelecto – Ego – y vivir desde el corazón… y parece muy fácil pero en la práctica es muy difícil porque vivimos en un mundo gobernado por la razón y todo lo que tenga que ver con “corazón” les hace mover la cabeza de un lado al otro en señal de negación.

Hay muchos – como mi amado sobrino – que creían que ese 21 de diciembre se despertarían en un mundo donde todo sería paz y amor y se sintieron defraudados al ver que todo seguía igual… pero no es así… nada está como antes porque ahora vibramos en tonos más sutiles que no alcanzamos a captar justamente porque la razón mantiene cerrados los canales de la percepción.

El mundo nuevo vamos a construirlo todos vibrando en lo más alto, requiere de esfuerzo y dedicación. No es gratis porque seguimos en la 3era densidad, pero si vamos poco a poco trabajando en elevar nuestras vibraciones para llegar al otro nivel de conciencia ese mundo se manifestará aquí y ahora. ¿Cómo llegaremos a ascender a este estado de conciencia? – No es difícil: Alimentándonos de una manera sana, dejando de lado cualquier adicción, honrando la verdad, respetando a cada ser de la naturaleza, abandonando el miedo, evitando los juicios hacia los demás, dejando de competir para sentirte ganador, meditando diariamente para conectar con tu ser, escuchando a tu corazón, gozando de estar vivos, disfrutando cada instante y, sobre todo, manteniéndote en el presente.
Tal vez esperabas que te entregaran el pastel listo para servirlo, pero no es así. Te han dejado en la mesa todos los ingredientes, y ya tienes la receta, pero serás tú quien cocinará y sobre todo se comerá este rico pastel llamado ascensión. No puedes perder esta oportunidad que el Universo te regala por no querer ensuciar la cocina… Deja la pereza, ponte el delantal y empieza a batir la mantequilla con el azúcar que es el primer paso para crear tu pastel… está todo dado… La energía está aquí, solo debes estirar la mano para cogerla e iniciar tu propia transformación que te llevará a ese anhelado Nuevo Mundo…

Es importante comprender que cada cual crea su mundo: Muchos elegirán seguir viviendo en las vibraciones tridimensionales, otros quedarán encantados con la cuatridimensionalidad, y unos pocos lucharan hasta llegar a la quinta dimensión. El Universo honra cada decisión y respeta el libre albedrío de todos los seres que lo habitan por lo que no hay castigos ni culpas. Solo se te pide que seas consciente de que estás viviendo en el mundo que tu has creado y no debes culpar a nadie. Desde ahora eres el artífice de tu destino… Eso es vivir en las energías del Nuevo Mundo…

Abrazos para todos mis queridos lectores, especialmente a mi querubín adorado de 20 años, que mi hermana me regaló como sobrino.


Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...