viernes, 11 de enero de 2013

Siente el cambio



El tiempo pasa tan rápidamente que casi no sentimos los días… dejamos atrás el tiempo lineal y nos adentramos en el tiempo circular, donde pasado y futuro no existen y el único tiempo es el hoy. Nos anclamos firmemente en el presente… La vibración de la tierra solía ser de 8 mhz y hoy casi estamos en los 13 mhz…
Todo se acelera y es imposible no sentir los movimientos de este cambio vertiginoso.

Nuestro panorama se está modificando diariamente… algunos amigos de pronto nos vieron diferentes y se distanciaron, quienes creíamos enemigos se acercaron y ahora son amigos, esos amores que prometían ser eternos se desgastaron, y esa persona que nos era completamente indiferente de pronto empezó a ser especial. Lo que vendía en la tv y los medios de comunicación ya no… los que antes eran tomados por locos ahora son consultados como eminencias y quienes eran los eruditos son dejados de lado. Nuestro cuerpo asimila lo nuevo con asombro y gratitud, a ratos respondiendo mejor que nunca y por momentos agotado al extremo.
Todo se está transmutando, el aire se ha vuelto más sutil, la luz más brillante y nosotros vamos girando y girando en un carrusel de mágicos colores y a ratos mareados de tanto girar y de pronto muy lúcidos y conectados… Vivimos el cambio.

¿El mundo al revés? Quizás…. Y todo esto pasa porque las energías que antes sostenían el sistema se han debilitado, ya no hay cabida para las viejas estructuras que se han ido desmoronando… Imposible volver a la normalidad porque eso ya no existe. Ahora lo normal es la sorpresa y por eso vivimos de imprevisto en imprevisto. Dejamos atrás la creencia de que algo es bueno o malo porque descubrimos que bien y mal son juicio que hemos creado desde la inconsciencia y que nadie puede atribuirse ser el dueño de la verdad.

Se quedan atrás muchas personas porque nuestro cambio –aumento de vibración– hace que nuestra energía les repela y aparecen en tu vida personas nuevas que vibran en sintonía con tu ser…

Muchos ciclos están cerrándose porque se abren otros nuevos. La vida se torna distinta porque la miramos con otros ojos… La necesidad de ser felices se apoderó de nosotros y dejamos de conjugar el verbo cumplir para dedicarnos a conjugar otros verbos más simples y menos estresantes como sentir, reír, disfrutar, bailar, abrazar, acompañar, compartir, vivir…

Un nuevo ser humano está desarrollándose en este planeta… somos los mismos, pero tan diferentes.
Los que esperaban cambios espectaculares, peliculescos y dramáticos deberán aceptar que los cambios que quieren ver en el mundo empezarán a proyectarlos desde dentro porque el acontecimiento más importante de este tiempo está sucediendo en cada corazón…

Se requerirá de mucha lucidez y bastante coraje para vivir este periodo de trascendencia y mantenerse vibrando en las altas tonalidades de la alegría, la confianza y el amor incondicional… La energía que nos llevará hacia la iluminación está ahora aquí, disponible para cada uno de nosotros y solo hay que ser consciente de ello para estirar la mano y alcanzarla…

Desde ahora viviremos en total estado de gratitud por estar participando de este acontecimiento galáctico. Estamos vivenciando el mayor espectáculo cósmico de todos los tiempos y nos hemos reservado desde hace siglos para estar aquí.  

Levántate cada mañana, alza los brazos al cielo y exclama con total sentimiento ¡Gracias!

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...