miércoles, 31 de octubre de 2012

Día de los Muertos


En estos días, cuando algunos celebran el "Día de los Muertos", las energías se concentran en invitarnos a la reflexión. Podríamos conocer y profundizar cual es nuestra relación con la muerte, con las pérdidas, con lo que se termina, con lo que ha cumplido un ciclo…
No solo las personas mueren, también lo hacen las relaciones, los trabajos, ciertas etapas de la vida, formas de pensamiento y hasta hábitos y costumbres pueden morir en cualquier momento ¿Cuál es nuestra forma de enfrentarnos con ese “fin” de algo?

Para la mayoría, lidiar con el tema de la muerte resulta difícil y conozco a una gran cantidad de personas -incluida mi familia– que lo evaden y ante cualquier atisbo o mención de la palabra “muerte, reaccionan con horror…
¿Por qué no enfrentar algo que no podemos evitar?

Morir es un cambio, una transformación… Así como la mariposa deja de existir como un gusano y se eleva con sus propias alas iniciando una nueva vida, así nosotros un día abandonaremos un cuerpo ya desgastado para nacer a otra realidad, desconocida y por eso tan temida, ya que tememos a todo lo que no conocemos.
Pensar, hablar o ver la muerte hace que nuestros miedos más profundos afloren a la superficie y el mayor de todos es el de no existir ¿Qué pasaría con este mundo si no existiéramos?  Puedo ver como caen algunos egos hechos añicos al decirle que nada… no pasaría nada: El Universo seguiría funcionando como siempre, nuestra galaxia continuaría su gran viaje cósmico, la Tierra giraría igual, junto con el resto de los planetas alrededor del Sol y tus amigos y conocidos continuarían con sus vidas una vez que te hubieran despedido… ¿Y tú?  ¿Qué sucedería contigo?

  estarías en otro nivel de conciencia, seguirías siendo parte de este que fue tu mundo, pero de otra manera… No puedo asegurar lo que pasará en “el otro lado” porque no lo se y no me gusta hablar de lo que no me consta… Solo se que la muerte es un cambio más de todos los que vivimos a lo largo de nuestras vidas . Y para muestra un botón ya que bastaría con que revisaras tu álbum de fotografías para notar todos los cambios que has tenido en todos los años que has pasado por este planeta… La muerte será entonces el gran cambio… Y el día en que nacimos ¿De dónde vinimos? de la muerte misma es que vinimos y ese es el otro gran cambio que vivimos… ¿Estaríamos “al otro lado” asustados por tener que nacer?

La muerte no es el fin de tu Ser, es solo abandonar ese cuerpo que habitaste por muchos años así como un día tuviste que dejar el aula del colegio para ir a la Universidad… Hay que seguir avanzando, hay que crecer, hay que procurar reunir mayor cantidad de luz porque para eso hemos venido… para abandonar el planeta como seres luminosos, mucho más crecidos que cuando llegamos.

Te propongo en este fin de semana largo meditar acerca de la muerte y tu relación con ella. No le huyas al tema porque ya sabes que si hay algo seguro en esta vida es que un día la abandonaremos…

Honremos también a los que han partido, sin caer en fervores ni adoraciones, pero si con el respeto que merecen quienes nos llevan camino adelantado…

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...