jueves, 9 de diciembre de 2010

El Baile de Máscaras




Desde muy pequeños nos enseñaron el gran arte de ocultarnos detrás de máscaras. Poco a poco aprendimos cual era la ocasión apropiada para ponernos el antifaz que le acomodaba y así nos fuimos ocultando y permanecimos escondidos.

Lo más increíble es que la misma sociedad que te condena por la mentira te enseña que mentir es el medio más seguro para obtener lo que se deseas. Fingimos todo el día mostrando simpatía cuando estamos a punto de estallar, que prestamos atención cuando estamos pensando en otras cosas, que nos importa lo que le pasa al otro cuando en realidad nos aburre… Pasamos de una máscara a otra y ya perdimos la noción de quienes somos.

¿Quién soy? La que pone cara de atención frente al profesor o la que se muestra frágil e indefensa ante el novio para que la proteja? Soy aquel ser frio e impersonal que aparento en el trabajo o aquella persona cálida y sensible en el colegio de los niños… Ya no sabes cual de todas esas personas eres y te diré algo peor: No eres ninguna de ellas.
Cada una de tus máscaras no son más que roles que has elegido representar y tú, el verdadero SER que tú eres lo llevas escondido y vive escondido y apretujado en algún rincon de tu alma.

Para llegar a saber quien eres en realidad, primero debes reconocer cada una de tus máscaras y dejar de identificarte con ellas... Entiendo que te encante ser la buena amiga que sale corriendo cada vez que una de tus amigas tiene un problema, pero ese es solo uno de tus roles… También comprendo que te fascine ser la joven alegre que vive haciéndo panoramas para que el marido y los niños no se aburran, pero esa tampoco eres tú… Entonces ¿Quién eres?

Tú eres aquella, la que llevas dentro… La que estás descuidando en beneficio de mantener la ilusión de que tus máscaras son tú.

Empieza hoy a conocerte… Empieza quitándote una a una todas las máscaras que llevas puestas y cuando quedes desnuda, tan solo tú, descúbrete, conócete y abrázate… No importa… puedes seguir usando todas tus máscaras para cada uno de tus roles, pero ya no perderás la noción de la realidad… Sabrás que no son más que el vestuario que estás usando en este gran baile de las máscaras que practicamos a diario… Solo diviértete y disfruta del baile…  

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...