miércoles, 10 de noviembre de 2010

Vibrando alto con imágenes



Todos nosotros, sin excepción, estamos en capacidad de elevar nuestras vibraciones tan solo eligiendo recordar –visualizar– algunas imágenes que nos traigan sentimientos de alegría, confianza, equilibrio y calma.

Sabemos que nuestro cerebro no puede discernir si la alegría, la paz o el gozo son producto de nuestra imaginación o de la realidad y que el Universo es infinitamente obediente con nosotros y cuando pensamos en algo inmediatamente él se ajusta a esa vibración y te envía más de lo mismo. Pensemos en el Padre Universo como en un Aladino al que le hemos frotado su lámpara y él, en todo momento, al sentir las vibraciones emitidas por nosotros responde: Tus deseos son órdenes… y llegan hasta nosotros esos sueños materializados.

Una vez que hemos elevado nuestra energía ya sea a través de pensamientos, emociones o palabras,  comienzan a aparecer las soluciones a todos nuestros conflictos, se abren nuestros canales de percepción y, como por arte de magia, se presenta ante nosotros aquello que antes éramos incapaces ver: Una vida plena… De pronto tenemos acceso a espacios o dimensiones que no imaginamos que existieran solo porque porque cuando vibramos en bajas tonalidades no tenemos acceso a aquellos espacios de energías más elevadas. Iniciamos un viaje hacia lo desconocido y somos atraídos y atraemos a personas, circunstancias, y toda clase de acontecimientos que nos impulsan a elevarnos aún más. También despertamos algunas células dormidas de nuestro cerebro y pueden surgirnos ideas brillantes que nos ayuden a movilizarnos hasta los aspectos más positivos de nuestras vidas.

Las imágenes son muy poderosas a la hora de sintonizar con los sentimientos de más alta vibración como la alegría, confianza, gratitud, serenidad, armonía, paz… Solo prueba a generar en tu mente alguna imagen que te conecte con la alegría… Habrán unas cuantas que lleguen a ti, pero selecciona solo una, con la que tengas mayor empatía y sentirás como poco a poco te sientes alegre, esperanzado… y hasta más liviano… Es porque estás vibrando alto… Mantén esa sensación de plenitud y agradece al Universo por todo lo que estás viviendo.

Así mismo puedes empezar a atraer a tu vida el amor, la abundancia, la paz, la Sabiduría, la calma y todo lo que necesites para vivir feliz… Solo pensando y sintiendo… vibrarás en el tono exacto de lo que deseas y por sintonía esto llegará hasta ti porque el principio de atracción dice que: lo similar atrae a lo similar…

Todos podemos crear nuestro mundo, podemos modificar nuestra realidad  entrenando nuestra mente para que sostenga solo pensamientos de la más alta vibración… Cuando aparezcan los de vibración baja –tristeza, odio, desconfianza, celos, rencor, envidias, miedo– tú solo cambia el chip y empieza a pensar cosas positivas… Sentirás el poderoso cambio.

Y como suelo decirles: No me crean, hagan la prueba… y después me cuentan

Un abrazo de la más alta vibración…

Me®   Follow me! 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...