viernes, 12 de noviembre de 2010

A veces basta con un café...




A veces basta con un capuchino italiano, un muffins de chocolate y una larga y amena charla en un café al aire libre, al lado de Museo de Bellas Artes, oyendo el canto de los pajaros que hay en los árboles del Parque forestal para pasar una grata mañana...

Solo faltó decir ¡Gracias Ale! y para la próxima invito yo...

Me®

Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...