jueves, 13 de mayo de 2010

Vibrando en Recibir



Abrirnos al recibir es uno de los grandes secretos de la abundancia. Podemos desear muchas cosas pero si no abrimos las puertas de nuestra energía y los brazos de par en par, esta no llegará hasta nosotros

Cuando dices quiero eso o deseo esto la vibración que emites es de ansiedad y el Universo se le hace difícil enviar tu requerimiento en esa tonalidad vibratoria. En cambio si abres los brazos hacia el cielo y dices: Yo amo eso, yo adoro esto, yo vibro con esto, el Universo conecta con esa vibración de amor y te enviará rápidamente tus sueños, por imposibles que te parezcan. ¿No lo crees?

La Vibración del amor es la más alta frecuencia en la que puedes resonar , pero no de ese amor pasional que todos conocemos, sino en el amor compasivo y fraternal, amor incondicional, aquel al que todos aspiramos.
Vibrar en amor es sentirte parte de este Universo, amarte por sobre todas las cosas y permitirte ser y obtener todo lo que deseas. Vibrar en amor no es ser víctima de un enamoramiento que te mantiene preso en la ensoñación y te duerme todavía más… Vibrar es amor es creerte merecedor de todos los dones del Universo, confiar en tus talentos y atreverte a Ser antes que a tener o a hacer… Vibrar en amor te vuelve una persona creíble y el Universo empata con tu credibilidad. Si no eres creíble el Universo será el espejo de tu poca credibilidad…

Si vibras en amor y confianza te sentirás uno con toda la creación y sabrás que bastará con que ames esa cosa o ese proyecto para que llegue hasta ti.

Vibrar en merecimiento y en recibir es situarse en ese eterno presente al que cuesta tanto llegar. Cuando dices desear algo te estás situando en el futuro lejano: Yo deseo eso –¿Cuándo?– Generalmente ese cuando es lejano: Cuando sea grande, cuando vaya a la universidad, cuando me case, cuando nazca mi primer hijo, cuando los niños sean grandes, cuando me jubile, cuando sea viejo… y así… El Universo entiende que aún no estás dispuesto para recibir y por eso no te envía nunca eso que “deseas”.

Si estas en el eterno presente sabes que pedir y recibir es lo mismo y por eso tu mensaje para el Universo es: “Estoy preparado para recibir” y llega hasta ti cualquier anhelo.

Empieza a modificar desde ahora esa creencia de que todo ocurrirá en un lejano día… tu único día es el hoy y debes prepararte para recibir ahora mismo lo que estás solicitando. Cambiando tus creencias desarrollarás tu poder de manifestación a tal grado que un día podrás chascar los dedos y ver aparecer ante tus ojos lo que estás amando con toda el alma…

Entonces empieza ya a amar todo lo que haces, lo que dices y tus sueños… solo vibrando en amor podrás atraer lo amado...

Pero mientras tanto abre los brazos y dale las gracias al Universo por todo lo que estás recibiendo…

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...