lunes, 24 de mayo de 2010

Feliz día del Tarot




Desde el año 2003 honramos al Tarot con un día, el 25 de mayo, por sugerencia de la tarotista y escritora Den Elder.
El Tarot ha recobrado mucho del prestigio que tuvo cuando recién aparece en la vida de los estudiosos de las artes esotéricas y cada día salen del closet más y más tarotistas, sin temor ni vergüenza de ejercer este sagrado oficio.
El Tarot es una energía que despierta, ya que al revelar los procesos por los que cada ser debe pasar para alcanzar su evolución, nos conecta con nuestra esencia, el lugar donde yace toda la sabiduría que olvidamos cuando creemos que tenemos que aprender mirando y buscando en el afuera y dejamos de buscar las respuestas donde realmente están: dentro de nosotros.
Aunque los orígenes del Tarot no están del todo claros y su practica tiene acérrimos detractores, quienes lo investigan reconocen que es un libro maravilloso, creado quizás con fines didácticos para toda la humanidad, que aún no está preparada para llegar a descifrar la concentrada y rica simbología ancestral y, aunque mucho crean lo contrario, no cualquiera tiene la capacidad de descifrar los signos contenidos en cada carta del Tarot.
Como sucede con todos los tipos de energías, el Tarot de ajustará a la vibración de quien lo tenga en sus manos y es así como responderá cualquier consulta, pero es responsabilidad del Tarotista interpretar las cartas de acuerdo a su nivel de conciencia… Hay lecturas de Tarot y tarotistas en todos los niveles y de acuerdo a tu nivel evolutivo o grado de conciencia es al profesional que elegirás… lo mismo sucede al revés: A la consulta del Tarotero llegarán solo aquellos que vibren en tonalidades similares.
El Tarot fue creado como herramienta para el despertar y su finalidad es crear conciencia… todos los otros usos son solo un “jugueteo” con esta mágica herramienta…
No es el día del Tarotista –ese es el día 22 de noviembre– aclaro que es el Día del Tarot y no se como saludar a este mágico amigo que me ha acompañado por tantos años… solo se me ocurre elegir una carta para ver que me dice… y me sale El Carro, mi arcano personal. Realmente es muy mágico este amigo mío… pongo la carta junto a mi corazón, cierro lo ojos y digo: “Gracias, gracias, gracias…” no se me ocurre otra manera de honrarlo, solo con mi gratitud…
Me® 
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...