domingo, 1 de septiembre de 2013

Mágico Agosto




Se fue el mes de los gatos prometiéndonos –¡al fin!– una tregua mientras los árboles traen anuncios de Primavera enseñando sus primeros brotes que son la invitación a renacer.

Agosto me recuerda la época del colegio: Cuando terminaba el semestre, los alumnos que no ponderaban la nota para aprobar, debían hacer un curso de nivelación que duraba dos semanas durante las que se revisaba a full toda la materia del semestre. Y así siento que hemos estado este 2013: haciendo una nivelación de vida en donde debemos repasar obligadamente las materias pendientes y por eso la confusión y la angustia porque aún no sabemos si seguiremos en el mismo curso en que estábamos –3D– o ascenderemos a niveles de conciencia superior.

Fue un mes difícil para todos. A diario las personas preguntaban lo mismo: ¿Hasta cuando? Y yo respondía: Hasta que aprendas…
Y así es… hasta que aprendamos se repetirá la experiencia que evitamos así que solo queda enfrentar y aprender. Vinimos a graduarnos en conciencia y la maestra vida hará todo lo necesario para que aprobemos este curso.

En el último tercio del mes llegó a gobernar Virgo. Siempre prolijo y metódico vino a cumplir su labor sanadora e hizo su entrada triunfal completamente equipado de venditas (parches, curitas) para el alma, tónicos de esperanza, pastillas para la incertidumbre, gotitas contra el fastidio, pomadas para la desorientación, cataplasmas para calmar la furia, jarabes de confianza, ungüento para la depresión y baldes de paciencia…  Ya es tiempo de encarar todo lo que se viene, que es hermoso pero, como todo lo nuevo, genera temor y desconcierto.

Estamos tan revolucionados internamente que apenas nos reconocemos  –¿Cómo fue que llegamos a este punto?– Nos preguntamos y no recordamos cuando empezamos a despertar y ver las cosas de un modo distinto… y desde ese día no volvimos a ser los de antes y ahora estamos aquí intentando reconocernos sin asumir que el cambio que hemos vivido ha sido por momentos paulatino, en otros violentos, pero que ya no somos esos que un día despertamos a la nueva conciencia y ya no somos un niño, estamos en la adolescencia espiritual –no escuches al tu ego que te dice que eres un adulto espiritual, el solo quiere confundirte, nos falta mucho desarrollo todavía– Y pronto la confusión desaparecerá para dar paso a la armonía.

Es mi deber recordarles, amados lectores,  que este año tenemos la tarea –nada fácil– de decidir. La energía de Los Enamorados nos enseña, invita y hasta obliga a hacer elecciones ¿Qué decides hoy?  y eso es la puerta de salida de estos estados poco claros: Tomar decisiones respecto a como conducir nuestra vidas de ahora en más, y en cuanto seas capaz de comportarte como un adulto espiritual podrás usar la energía de los milagros que es el gran regalo para todos quienes aprueben el curso…

No ha sido fácil, pero lo logramos… Estamos en un nuevo nivel vibracional y lo percibes en ese estado de “no ser ni que aquí ni de allá” todavía… pero ya estamos “en el otro lado” y, aunque aún magullados y llenos de venditas, tónicos, geles, pomadas y hasta tubos de oxigeno… seguimos sanando solo para continuar avanzando porque una voz interior nos impulsa a la nueva conciencia… Si empiezas a percibir milagros a tu alrededor, es porque has llegado… Mi enhorabuena!

Y ahora me despido ya que en este preciso momento espero a mi familia – hermanos y amigos– porque celebraremos (con bombos y platillos) que mi padre pasó agosto. El es un anciano de 87 años… y eso si que es un milagro…

Sigamos avanzando… el proceso de gestación del nuevo ser está casi completo… Solo queda alumbrar y resistan las contracciones y dolores porque cuando tengan a el nuevo SER en sus brazos sentirán que todo lo pasado valió la pena…

Les abrazo con mucho amor…

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...