martes, 27 de agosto de 2013

Maestro Invierno


Frío por fuera, caliente por dentro
Con las poderosas energías de este serpentino maestro 2013 se han despertado en nosotros las semillas dormidas de la consciencia, las que han sido abundantemente regadas por las nuevas frecuencias de luz que inundan el planeta, especialmente por esta verdadera tormenta luminosa que tuvimos entre julio y agosto. Las Estrellas Cósmicas formadas por los trinos de Agua y Tierra funcionaron como un Portal para reconocer nuestra multidimensionalidad y nuestra percepción se expandió al máximo. Recibimos una fortísima infusión de luz que pasó a través de cada uno de nosotros limpiándonos, purificando cada átomo del cuerpo y cada partícula de nuestro cuerpo luminoso.
Cruzamos el llamado portal del León porque quien abre estas compuertas es el signo de Leo, el rey del bon vivant con toda esa vitalidad y seguridad en si mismos que invitan a la expresión y creatividad. El tiempo de Leo (22 julio-23 agosto), es precisamente para  regalarnos la oportunidad de reinventarnos. Ahora toca ser guionistas, productores, actores, directores, utileros y escenógrafos de esta gran obra que llamamos vida. Es el tiempo del empoderamiento porque estamos aptos para responsabilizarnos de todas las acciones de nuestras vidas.

No ha sido fácil porque todo cambio requiere primero dejar morir lo viejo y, de algún modo, vivimos un duelo por todo lo que dejamos atrás…
En lo personal me ha tocado ver morir muchos aspectos de mi vida. Tenía planes que fueron completamente alterados por la magia de estos tiempos que pueden parecer violentos, pero son de una belleza singular. Tuve unos días de mareos constantes en que no podía ni siquiera enfocar la vista en algo porque todo me daba vueltas. Ya lo había vivido en diciembre el año pasado y luego en marzo… –Ok (intenté no dramatizar) la vida me pide que deje de mirar hacia afuera y eso haré– y cerré los ojos para centrarme en mi interior… pasé 3 días encerrada y a luz apagada revisando y limpiando profundamente las heridas del pasado que acuden de pronto y sin que las llame a causarme conflictos, pero esta vez las invoqué solo para enfrentarlas, lavarlas y cerrarlas. Mi estómago no soportaba nada así que depuré mi cuerpo tomando solo jugos y tizanas. También enfermó mi padre de una bronconeumonía que casi le impide pasar agosto y eso modificó bastante, no solo mi vida sino que también mis proyectos, porque además su médico confirmó lo que ya venía sospechando: él ha empezado con los síntomas de demencia senil…

Aceptación. Es la clave de estos tiempos que son así de fuertes y aleccionadores. Sucede solo lo que necesitamos vivenciar para aprender y aprobar… pero una vez que practicamos la aceptación todo se hace más fácil…
de pronto descubrimos como todas las piezas del gran puzle de nuestra vida van encajando una con otra y comenzamos a recordar cual es el sentido de nuestra existencia aquí. Se despierta la memoria cósmica y dejamos de sentirnos solos al tener toda la información acerca de la realidad de nuestro origen. Es maravilloso descubrir que somos seres sagrados, que siempre lo fuimos pero que en este 3er nivel de consciencia nos separamos de la esencia por las exigencias de una vida centrada en rendirle culto al ego. Pero llegó el tiempo de recordar, de vivir conscientemente y dejar salir lo mejor de cada uno de nosotros.

Y una vez que practicamos la aceptación llega la Gratitud… una virtud que debiéramos ejercer a diario por estar aquí y ahora, vivenciando la llegada de la Luz…

¡Gracias Maestro Invierno! Como siempre me dejas una gran lección…

Hasta la próxima!

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...