jueves, 26 de septiembre de 2013

Pide un deseo a la Primavera



 En la primera Luna Nueva después del equinoccio haremos un tributo a la primavera, ofreciendo nuestra gratitud por llegar cada año a nuestras vidas y entregarnos su tibieza, luz, aroma y color…

Apelaremos también a su conocida generosidad, la que hace reverdecer los campos, las flores abrirse, los arboles crecer y los pájaros cantar de alegría… haciendo una petición para atraer la prosperidad y la abundancia a nuestra vida cotidiana.

Necesitas:
1 maceta con tierra
21 semillas de trigo, maíz o cualquier semilla de rápida germinación.
3 velas: anaranjada, verde y rosa
Fósforos - cerillas
incienso floral
1 jarro con agua

Realiza este ritual en un lugar tranquilo empezando con una pequeña meditación que te conecte con tu propia capacidad de renacer, de reinventarte después de cada invierno, de despertar con la luz después de cada noche oscura.

Siéntate en el suelo y coloca frente a ti la maceta rodeada por las 3 velas: la verde simbolizando a la naturaleza siempre fértil y pródiga, la anaranjada es para despertar tu chacra de la creatividad y la rosa para equilibrar tus polaridades de luz y oscuridad…
Enciende con las cerillas cada vela visualizando como el fuego, simbolizando al Sol, da vida y calor a todas las cosas. Quema también la varita de incienso y luego hazla girar como espiral para que el viento lleve tu mensaje hasta los cielos…
Coge las semillas en tu mano, cierra los ojos y visualiza que ellas contienen tu mayor anhelo… luego siémbralas  en la tierra, con mucho amor, lanzándola una a una mientras repites tu deseo en voz alta por 21 veces –puedes cantarlo como un mantra por ej: La abundancia de amor, salud y riqueza reinan en mi vida – entretanto visualizas como tus deseos se van cumpliendo y sientes la emoción, la alegría y felicidad de haberlos cumplido.
Riega tu siembra con el agua que es siempre dadora de vida.
Vuelva a hacer girar en espiral tu incienso y contempla unos instantes tu siembra repitiendo: Gracias. Gracias, gracias…

Puedes apagar las velas o dejarlas arder hasta consumirse. Eso queda a tu criterio y no altera en nada la efectividad del ritual.

Realiza este ritual en cualquiera de los tres primeros días de la Luna Nueva posterior al equinoccio de Primavera –4, 5 y 6 de septiembre 2013– y debes cuidar esa siembra ya que son el símbolo de tus deseos germinando y creciendo en otra dimensión y preparándose para materializarse en cualquier momento.

Ya está hecho… Sembraste tus deseos y queda cuidar tu siembra para que germine y de frutos… Y si conservas esos frutos haremos un ritual de prosperidad para el Otoño…

Te deseo fertilidad en amor, salud y riqueza cada día de tu vida!

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...