viernes, 20 de enero de 2012

Año del Dragón de agua


Sabiduría y adaptación será la clave para vivir este año del Dragón de Agua que se inicia este 23 de enero según el calendario chino.
La poderosa energía de este animal mitológico ya se deja sentir en todo el planeta. Hay mucha inquietud e incertidumbre debido a todas esas teorías apocalípticas que circulan por todo el orbe y el Dragón de agua viene a calmar  toda esta confusión.
El Dragón es un animal feroz y combativo y su gran rugido llega para despertar a toda una generación dormida. Ya no sirven los argumentos conocidos para dar respuestas a los temas trascendentes. Hay una necesidad de saber más, de correr esos velos que revelarán las grandes verdades de la humanidad.
 Al legendario dragoncito se le atribuye ser dueño de mucha sabiduría  y nos contagiará su deseo de ahondar más allá del conocimiento teórico para adquirir nuestras propias experiencias y así despertar algunas células dormidas que nos abrirán el camino hacia la conciencia plena. De nosotros dependerá el seguir correctamente las señales para la asimilación benéfica de cada experiencia vivida, haciendo de este año un verdadero proceso sanador.
El símbolo del Dragón de agua está asociado a la buena suerte, ya que se le considera como el guardián de los tesoros y del conocimiento. Posee fortaleza y toda la sapiencia que nos hará encontrarnos no nuestro poder interior y usarlo para la batalla, pero no para pelear con los demás, sino en la lucha diaria por crecer y alejarnos del estancamiento que hemos vivido. 
El fuego que el Dragón lanza por su boca incinerará las viejas posturas dejando lugar a nuevas ideas y formas que ayudarán en la purificación de todo el planeta y su gran cola agitará las aguas de todo el continente oceánico, lavando el karma de este hermoso planeta azul. También exaltará los fuegos desde las entrañas de la Tierra así que no será raro que los volcanes empiecen a rugir a tono con el dragón ya que este animal tiene muy mal genio y poca paciencia. Tanto el fuego como el agua purifican así que mientras se queman las viejas estructuras inservibles, el agua lava esas cenizas dando paso a lo nuevo que nos trae este renacer. Es esa la transformación hacia la que nos llevará el temido Dragón.
Este quimérico animal no nos trae malas noticias, quizás el único desastre que nos traerá, es ver cómo se desmorona todo aquello que creíamos seguro. El mundo está cambiando, la vibración del planeta está aumentando y hay que ajustarse mental y vibracionalmente a este cambio y para eso viene el Dragón de agua a colaborar.
La naturaleza del Dragón tiende al optimismo y a la confianza en sí, por lo que las energías positivas nos acompañarán hasta el 9 de febrero del 2013, cuando se inicie el año de la Serpiente.

¡Les deseo a todos un Feliz Año Dragón de Agua Yang! 
Me® 

Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...