lunes, 6 de octubre de 2014

Ritual de Luna Llena eclipsada en Aries



Los rituales nunca pasarán de moda porque son la forma que tenemos de plasmar energías en el Universo para seguir alimentándola con el pensamiento y poder materializar nuestros deseos.

Luna Llena eclipsada en Aries llama a cerrar un ciclo en el tema de nuestra propia identidad y en la forma como nos relacionamos. No sirve perderse en el otro para mantener una relación. El otro extremo es no dar cabida al otro.
Aunque no hay recetas para el amor porque cada cual ama como le brota del corazón, si hay una única forma de amor: incondicional. Si el amor pone condiciones, no es amor.

Lo que muchos llaman amor es simple apego del tipo “Te quiero mi amor, no me dejes solo, no puedo estar sin ti, mira que yo lloro…” Intentar llenar una carencia no es amor. Tampoco lo es estar con alguien por necesidad o por miedo a la soledad. Mucho menos buscar a alguien porque socialmente es mejor visto estar acompañados que solos.
La luz de este nuevo tiempo es tan poderosa que se perciben a simple vista los fallos en las vinculaciones y este eclipse llama a equilibrar relaciones de todo tipo. Ante todo se impone la integridad, respeto mutuos y sobre todo la honestidad. Ahora solo existe una forma de relacionarnos y es desde el alma.

Nadie puede amar si antes no ha aprendido a amarse completamente. En el ritual anterior dimos el primer paso hacia un amor propio y ya muchos han elevado sus conciencias al estado de amor por si mismos y están listos para poder amar en plenitud a otros.

Con este ritual nos encaminamos hacia el amor verdadero y aprender a amar desde el alma y no con la mente o el cuerpo como es lo común… y al amor es hacia toda la humanidad y no solo a alguna persona en especial porque eso es querer.

Amar implica apertura, aceptación, comprensión, compartir, comunicación, apoyo mutuo e incondicionalidad… Si quieres amar debes estar dispuesto a vivir con honestidad este tiempo luminoso que no deja espacio a las oscuridades.

Haremos este ritual en cualquiera de los siete (7) primeros días del eclipse (8, 9, 10, 11, 12, 13 y 14 de octubre) a cualquier hora y en cualquier lugar en donde podamos tener unos minutos de paz.

Es simple porque solo necesitamos una pequeña vela rosa de cualquier tamaño o forma que simbolizará la luz de la conciencia. La encendemos y nos erguimos muy derechos mirando hacia el cielo y abriendo los brazos en cruz como signo de apertura del corazón. Respiramoss con conciencia inhalando y exhalando profunda y lentamente unas 7 veces.
Imaginamos como desde el cosmos infinito bajan rayos de luz multicolor que penetran en la zona de nuestro corazón y lo limpian de energías tóxicas… Experimentamos como van quitando la rabia, viejos rencores, recuerdos inútiles, nostalgias innecesarias, pasiones añejas… sentimos como poco a poco sin esos pesos nos vamos aligerando y empezamos a percibir como estos rayos luminosos cubren y bañan nuestro corazón con energía pura y cristalina… Nos estamos recalibrando… Nuestro corazón ha comenzado a vibrar más alto y empezamos a sentir que habitamos en una dimensión superior… y estamos ascendiendo porque nosotros vamos siempre donde el corazón nos lleva…

Cerramos así el ciclo de vivir en el desamor y entramos en la etapa del AMOR porque con esta recalibración cordial podemos empezar a amar de verdad… Insisto que es amor incondicional hacia uno mismo, hacia los demás, hacia el planeta, los otros reinos y el Universo en general… Porque todo proviene del amor y hacia el amor va… Somos amor y debemos permitirnos manifestar nuestra esencia amorosa…

Terminamos el ritual con los brazos abiertos hacia el cielo diciendo Gracias, gracias, gracias… y ya hemos dejado atrás esa vida antigua con la vieja energía… hemos entrado a la vida nueva con energía cordial…

Es todo amigos…

Les deseo una vida maravillosa en la plenitud del amor…

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...