jueves, 23 de octubre de 2014

Renacidos: Frutos del eclipse



…Y no era cuco… el eclipse se empezó a anunciar dos días antes sacando a la luz muchas oscuridades.

Y es que no se puede con el Señor Escorpio porque llega revisando armarios, quitando motas de polvo, ventilando hasta el subterráneo obligándonos así a hacer una revisión general con un fuerte aseo en nosotros mismos… y si no lo hacemos, él lo hará por nosotros –sin mucha piedad– revelando esas partes oscuras que nosotros intentamos barrer bajo la alfombra con la ilusión de que nadie más las notará…

No es que sea malo Mr. Scorpio, sucede que a él le gusta lo real, lo genuino. Le abruma lo falso, lo superfluo, lo intrascendente. El tiene un contrato perenne con el Universo para trabajar en la transformación de los seres humanos y lo cumple a cabalidad.
No hay excusa que valga para retrasar la limpieza energética profunda que ya empezó a hacer Don Escorpio en cada uno de nosotros, en la sociedad y en todo el planeta. Esta es la razón por la que hemos muerto –transmutado– y recién empezamos a renacer…

Para muchos esta muerte ha sido dolorosa. No es fácil en esta cultura afuerista* (centrada en lo exterior) empezar a mirar hacia adentro y descubrir que todo pasa internamente y que lo que afuera es solo la proyección. Pero lo más difícil es reconocer que no somos la proyección, por mucho que la mayoría se identifique plenamente con su decir, su hacer, su tener, su parecer, su deber ser y todo lo que se puede ver desde afuera… lo que somos está dentro de nosotros, oculto –por eso escorpio se fascina con el tema– para muchos y es tan maravilloso que una vez que lo conoces ya no puedes ignorarlo.

Y bueno, este renacer va intrínsecamente ligado a descubrir el SER y empezar a vivir desde él.

El dolor más profundo lo están viviendo quienes se creían de lo más despiertos y que vivían su espiritualidad a pleno porque leían cuanto libro de autoayuda caía en sus manos o porque tomaban cursos de todas las terapias en su versión mix… o porque soltaron sus valores, su religión, su trabajo y hasta su vida familiar… pero no es así de fácil la espiritualidad y eso lo deja muy en claro Mr. Scorpio con cada una de sus visitas anuales a nuestras vidas.
La espiritualidad es un aprendizaje, pero no del intelecto (aunque el conocimiento ayuda) sino del alma. La espiritualidad no se actúa, se vive y no hay otra forma de experimentarla así que si crees ser espiritual porque entonas mantras todo el día o porque tu casa huele a incienso, vistes de naranja y  te pasas el día haciendo asanas… O si vas por la vida con ojos lánguidos repitiendo que “todos somos uno” y “que viva el cambio” o dejaste de comer carne y no quieres oír hablar de sexo, el Sr Escorpio te demostrará empíricamente que te has situado en el lado opuesto a la espiritualidad y te ayudará –en su estilo nada sutil– a situarte en el lugar de la verdad… y así, un poco a palos descubrirás que la espiritualidad no se vive para afuera diciendo o demostrando cosas sino que es un trabajo interior constante y solitario.

Y cuando descubres lo que es SER y dejas de parecer recién puedes sentirte encaminado…

Y todavía queda mucha más limpieza… hay tanto que sacar a la luz, hay que aprender a trascender lo dual y vivir desde la unidad… Difícil… Titánico… pero no imposible.
Todavía nos quedan 29 días con el temido Escorpio gobernando desde el firmamento y hay que hacer la tarea sí o sí…

Sigo agradeciendo todos los días los regalos que el Universo nos envía y estos dos eclipse han sido de una potencia energética tan purificadora que no puedo dejar de repetir ¡Gracias, gracias… gracias…!

Y todavía viene mucho más…

En Amor y Conciencia.

*afuerista: Relativo al afuera.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...