miércoles, 8 de octubre de 2014

Ascensión Octubresca


Las energías nos tienen a todos medio divididos… un poco aquí y otro allá. Algo despiertos y a ratos dormidos. La energía vieja lucha y patalea por quedarse mientras la nueva energía se apodera de este tiempo luminoso.

La limpieza se hace cada vez más profunda y para algunos dolorosa. El cielo trabaja en total armonía con los procesos que vivimos y Plutón ha reiniciado su ruta directa para continuar removiendo esas capas de ego que aún tenemos incrustadas en el alma. Mercurio retrocede para darnos espacio de revisar nuestras acciones. La Primavera ha abierto su enorme portal hacia el corazón y nos replanteamos los afectos y este mes trae dos eclipses, uno lunar para trabajar con nuestras emociones y en la forma de relacionarnos y el otro solar para conocer nuestra identidad y acercarnos así a lo esencial y puro que hay en nosotros… 

El Cielo nos exige despertar ya, porque no es un tiempo para seguir durmiendo, la energía luminosa es tan potente que obliga a abrir los ojos y darnos cuenta…

Nuestro cerebro recibe cada vez más luz recalibrándose. Su polaridad derecha se vuelve más fuerte cada día mientras va debilitando a su opuesto. El lado  derecho se alimenta de la energía cordial –corazón– y es el motivo por el que muchos se sienten un tanto perdidos. Las soluciones racionales ya no son aplicables en la nueva energía y cruzamos este umbral hacia una Luminosidad mayor... Estamos ascendiendo.

Esperamos mucho tiempo para llegar a este momento. El alma siempre sabe y ella nos decía constantemente que tuviéramos paciencia, que las cosas cambiarían y que el algún momento podríamos empezar la construcción del Cielo en la Tierra… y el momento ha llegado.

Recuerdo cuando era niña, en el catecismo me enseñaban que algún día Jesús retornaría a la Tierra y esto se convertiría en un Cielo donde reinaría el amor y todos trabajaríamos unidos. A medida que crecía e iba conociendo a la raza humana esto se me hacía más y más difícil… hasta hoy, con otra percepción de las cosas –quizás en otro nivel de conciencia– puedo llegar a comprender que el retorno de Jesús es el despertar del Cristo dentro de mi y aprender a manifestarlo es elevar la vibración hacia lo más alto lo que será realmente vivir en el Cielo…

Este Cielo lo construimos todos y no es fabricando espacios físicos sino elevando la conciencia hasta que alcance el nivel celestial… Cuando soltemos esas cargas que nos impiden elevarnos seremos tan livianos que podremos volar –y no es metáfora– porque hemos nacido para elevarnos por sobre nuestra condición humana y subir tan arriba como nuestra conciencia nos lleve.

Son muchos los regalos que nos trae el décimo mes del año y ya nadie puede resistirse al cambio y se dejan arrastrar por esta gran ola luminosa.
Realmente somos seres privilegiados de estar aquí vivenciando esta maravillosa entrada hacia la luz. Conectemos con todas las bendiciones que nos llegan desde el Cielo. Elevemos los brazos y el rostro hacia la luz diciendo todas las veces que lo necesitemos ¡Gracias!  Porque esto es solo la entrada a los Reinos de la Luz… nos esperan maravillosos paseos celestiales vibrando en tonalidades muy superiores aún…

Bienvenidos al Cielo… porque eso es la ascensión octubresca…

En Amor y Consciencia…

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...