viernes, 1 de noviembre de 2013

Reconciliando a la Sombra… Ritual de Eclipse Solar


Todos hablan del eclipse solar del día 3 de noviembre, cuando la Luna se interponga entre el Sol y la Tierra, eclipsándonos su luz… Será una energía poderosísima que influirá a la Tierra pidiéndonos transformación a través del reconocimiento de nuestra dualidad: lo luminoso y lo sombrío que habita en cada uno de nosotros.

Todos somos seres de luz, pero además tenemos un lado oscuro que ocultamos al resto por pudor, miedo y –sobre todo– por condicionamiento social.

La sombra en si, no tiene nada de malo porque es parte de nosotros y viviendo esta experiencia de dualidad necesariamente debemos vivir la luz y la oscuridad, el calor y el frio, positivo y negativo, lo bello y lo no tanto, el amor y el miedo… pero generalmente negamos un lado de nosotros viviendo así de manera incompleta porque es agotador vivir solo una parte de tu energía cuando todo en la naturaleza está formado por una parte yin y otra yang.

Haremos este ritual el día domingo 3 de noviembre sin importar la hora porque estaremos igual influidos por las energías de las luces y sombras que se crearán en el breve espacio en que la Luna eclipsará al Sol y su efecto perdurará por varios meses.

Necesitarás
1 vela blanca representando la luz de la conciencia,
1 espejo donde puedas reflejarte.
2 hojas de papel en blanco, sin líneas
1 lápiz de color azul
1 cinta o cordón blanco

Crea un momento de tranquilidad en tu día y siéntate frente al espejo, enciende la vela invocando la luz de Ángeles, Maestros Ascendidos, Seres de Luz y la de tu propia conciencia para que te ayuden a mirarte, no solo con los ojos, sino también con el alma…

Mírate en el espejo, obsérvate, conócete y reconócete… Ahora mírate con los ojos del alma, ya no estás viendo el cuerpo, miras tu interior y empiezas a descubrir que eres unos ojos para maquillar, una cara a la que rasurar todos los días o un cabello que peinar, sino que eres un ser espiritual que ha olvidado su misión por estar tan ocupado en las cosas externas… reconéctate con quien eres en realidad… mírate directamente a los ojos e intenta descifrar lo que ellos te dicen…
Ahora en una hoja anota tus luces, todo los que tú dejas ver a los demás como tus emociones, tus capacidades, tus logros, lo que te enorgullece y también con lo que te adornas aún no siendo tuyo…
En la otra hoja escribirás tus sombras, eso que llamas defectos, lo que escondes de los demás, los malos pensamientos, tus enojos, tus fracasos y frustraciones… los dolores que llevas guardados en tu corazón… todo eso que sientes que es una carga en tu vida…

Reflexiona acerca de tus polaridades: Tu yin y tu yang… tu fuerza y tu debilidad… tu temor y tu coraje… y abrázalos… Pon las dos hojas cerca de tu corazón y apriétalo con ambas manos mientras repites: YO SOY un ser integral, dueño/a de mucha luz y también de oscuridad y hoy concilio ambas partes porque trabajaré en poner luces en mis sombras porque la luz anula toda oscuridad y me comprometo a trabajar por el bien del planeta y de cada ser vivo, porque YO SOY LUZ, YO SOY LUZ, YO SOY LUZ…

Guarda las dos hojas de papel escrita, una con tus luces, la otra con tus sombras y enfrentadas la una a la otra, como abrazándose y doblarás en 8 partes, las atas con el cordón o cinta blanca y la guardas para cuando hagas una fogata y los dejes que se consuman unidos.

Abre los brazos hacia el cielo… siente como tu luz llena todos los rincones iluminando cada célula de tu cuerpo, cada partícula de tu ser… y como tu sombra agradece y abraza tu luz por estar ahí, alumbrando…

Pones fin al ritual con el poderoso mantra: Gracias, gracias, gracias  y continúas con tu vida normalmente…

Bienvenidos a la Luz!

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...