sábado, 2 de noviembre de 2013

Abriéndonos a lo Nuevo: Meditación de Luna Nueva con Eclipse Solar


Mañana la Luna entra a su fase de Nueva y lo hará hospedada en el signo de Escorpio, en compañía de tres planetas junto al nodo norte… y eclipsará al Sol.

Los eclipses abren portales indicando que algo concluye mientras otra cosa se inicia. En este período –que va de aquí a 3 meses– podrás sentir que estás caminando por un puente hacia lo nuevo, un lugar sin retorno. La puerta se cierrará con llave detrás de ti. No hay vuelta atrás.  Una vez terminado el eclipse se abrirán otros canales de percepción y comprenderás cosas que antes no estaban del todo claras para ti.

Un eclipse llega a iluminar con la luz brillante de la verdad esas áreas de tu vida que mantienes ocultas, reprimidas y no resueltas. Actúa como lámpara revelando una condición de la que no se estaba consciente o que ignorábamos que existía. También actúan como motor impulsándonos a tomar decisiones claves para nuestra vida.

El cambio vibracional que experimentamos ahora nos tiene a todos medio revolucionados porque aún no sintonizamos del todo con este poder y nos está costando el avance, ya que se produce la fricción entre las dos energías –la nueva y la antigua– y vamos a tener que sintonizar para poder continuar el camino.

Lo que haremos con esta sencilla meditación/ritual será cerrar una etapa y abrirnos de corazón a lo nuevo, que se viene muy interesante y lleno de posibilidades para todos.

Primero debes crearte un espacio de tiempo durante cualquier día de la primera semana después del eclipse -desde el 3 hasta el 10 de noviembre- de preferencia en la mañana aunque no importa la hora y ojala puedas hacerlo en el exterior o en la ventana o en algún balcón para sentir la luz y el calor del sol sobre ti… Puedes estar sentada o de pie, como tú elijas.
Empezarás visualizándote que caminas por un largo sendero, algo húmedo y sombrío… al final divisas una enorme puerta de hierro que deberás cruzar… Mientras te acercas a la puerta visualizas todas las cosas importantes que has vivido, lo que te ha hecho feliz y lo que no… las personas que te han acompañado en este camino… las que siguen contigo, las que te abandonaron… reconoce tus triunfos y tus derrotas, tus alegrías y tus llantos…
Llegas a la puerta y te detienes. Vas a decidir que cosas de tu vida llevarás contigo a esa nueva vida que empezarás una vez hayas cruzado… elige con el corazón: lo que te hace reír, lo que vibra contigo, lo que te mantiene alegre, lo que te eleva… ¿Ya estás listo?

Abres la enorme puerta y te asombras de ver y sentir un Sol tan radiante… El aire está tan limpio, tan cálido y escuchas el dulce trinar de los pajaritos. La vegetación cubre los prados y se aprecia una primavera en todo su esplendor… Bellas flores y arboles cargados de frutos prontos a madurar. Salen a encontrarte las personas que has elegido seguir caminando con ella y te deleitas con un nuevo sentimiento de paz y armonía que reina en el lugar…

Cierras esa puerta con doble cerradura con sus respectivas llaves y las lanzas lejos… Ya no hay vuelta atrás… Tienes ante ti una vida nueva y tienes que  empezar a vibrar en alegría, en frescura y honestidad. Dejaste morir tu lado viejo y estás renaciendo como el Ave Fénix…

Siente la emoción de tu nueva vida… vibra en armonía, en compasión.

Ahora deberás hacer un trabajo de voluntad cada día para no volver a conectar con las viejas energías de apego, drama, dependencia, control y miedo del viejo mundo… Debes mantenerte fuerte porque tu esfuerzo ahora está puesto en alinearte con las nuevas energías, con la claridad, con la Luz…

Culminas la meditación/ritual con un gesto de apertura hacia lo que viene y abres tus brazos, los elevas hasta el cielo y repites este poderosísimo mantra:  Gracias, gracias, gracias…

Bienvenidos todos a esta nueva etapa en nuestras vidas…

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...