viernes, 25 de febrero de 2011

Perder el tiempo...



Toda nuestra formación centrada en “ganar” hace que no incluyamos en nuestras vidas actividades que nos permitan ejercer la dulce tarea de “no hacer”… o perder el tiempo, que es lo que nos ha enseñado el sistema a llamar ese periodo en que no somos productivos…
Creemos “ganar” tiempo haciendo varias cosas a la vez y muchas veces todas a medias y con resultados desastrosos.

Esta adicción a ganar siempre, nos ha hecho íntimos amigos –aunque más bien parece enemigo- del apuro, y nos hemos vuelto expertos en ganar minutos de tiempo en la ruta de la casa al trabajo y de regreso… en las colas del supermercado, en el taco de la costanera… y hasta mientras nos duchamos…
Nos encontramos con los amigos en el almuerzo y entre bocados nos contamos algunas cosas, siempre a medias, sin profundizar nada y con tanta rapidez que a veces ni lo recordamos…

Ganar tiempo es como una peste endémica que se propaga por todo el planeta… Los exitosos no tienen tiempo para nada, los winner son gente muy ocupada, los millonarios hacen mil cosas en un día… Solo los perdedores disponen de tiempo… y yo pertenezco a este último grupo…

Los que entienden de astrología comprenden que para una Luna en Capricornio es muy difícil perder el tiempo, pero yendo contra mi naturaleza, me he vuelto un tanto adicta a esta práctica… porque para mi perder es ganar… y a veces también al revés…

Perdemos cuando vivimos desconectados del Universo a causa del apuro y de la agenda repleta… perdemos cuando dejamos de compartir con los afectos, porque ganar dinero es más importante… Perdemos tanto cuando dejamos de escuchar el dulce sonido de la naturaleza por estar atentos a los llamados del teléfono… Perdemos cuando se nos pasa el tiempo sin darnos cuenta y de pronto miramos y vemos que los hijos ya no usan pañales y van a la Universidad… Perdemos… y a pesar de ganar mucho dinero… como hemos perdido…

Ganamos cuando despertamos y descubrimos el verdadero sentido de la vida… Ganamos cuando nos adentramos en nosotros para conocernos y amarnos… Ganamos cuando abandonamos lugares, trabajos, donde el ambiente se ha vuelto tan tóxico porque ahí solo se emiten bajas energías, la gente no se ama… Ganamos cuando nos hacemos conscientes que “ganar” dinero no es la meta de los humanos… y seguimos ganando a medida que reconocemos el verdadero valor del tiempo… de las personas… de las cosas…
Si comprendes que todo juicio proviene de un estado vibratorio bajo, aceptas que desde el otro lado, quienes te enjuician, no pueden hacer otra cosa y no lo hacen por maldad sino porque creen hacerte un bien. La crítica dejará de  importarte y que digan de ti que estás muy loca, que pierdes el tiempo jugando con tus perros, que le hablas a las plantas, que le pides a las estrellas… y que esto, y que lo otro…

Tú ya tienes claro que perder es ganar… y yo no me quiero perder esto que tengo por ganar tiempo o dinero… Tampoco quiero ganar tanta riqueza y perderme la felicidad de mis canes cuando les lanzo la pelota… o la maravilla de ver crecer mis flores… o el éxtasis de tirarme en la hamaca para recibir la caricia del sol… 

Practica el no-hacer.
Esfuérzate por el no-esfuerzo.
Saborea lo que no tiene sabor.
Ensalza lo humilde.
Multiplica lo poco.
 Tao te King

Para todo mis queridos lectores un abrazo!

Me® 

Publicar un comentario

Déjanos tu huella...