martes, 22 de febrero de 2011

Bendiciones del Universo



Una de las señales que nos muestran claramente que “estamos en el camino” es ver como comenzamos a recibir bendiciones del Universo.

De pronto percibimos luminosidad en todo y aparece una belleza que antes permanecía oculta para nosotros en las cosas, en las personas, en las situaciones, en los lugares, en nosotros…

Las bendiciones son los regalos que el Universo nos manda en todo momento pero que nosotros no somos capaces de ver cuando estamos dormidos o separados del camino.
Cuando despertamos la luz se manifiesta en nosotros y en todo nuestro entorno. Comenzamos a comprender verdades que antes parecían vedadas para nosotros. Se nos abren los canales de la percepción a tal punto que podemos empezar a encontrar muy simpática a la señora que vende diarios en la esquina y que antes nos parecía un plomazo. Comenzamos a comprender el accionar de las personas y podemos justificar muchas acciones que antes nos parecían aberrantes… Abandonamos los juicios porque entendemos que todo obedece a fuerzas superiores que no siempre estamos en capacidad de ver y mucho menos entender.

Muchas veces sufrimos “inconvenientes” que antes nos parecían un flagelo y de pronto los tomamos como un regalo… Como quedar atrapados en una congestión de vehículos o el retraso de un paciente o la cancelación de una cita que nos permiten disponer de un tiempo con el que no contábamos y podemos cerrar los ojos y simplemente agradecer…

Todos los días caen sobre nosotros lluvias de bendiciones y muy pocos son capaces de verlas… a veces esas bendiciones son tomadas como un contratiempo y eso es porque el ego mantiene dormida la esencia y nos gobierna desde la mente diciéndonos que todo lo que no está planificado es una perdida de tiempo, cuando el realidad es al revés.

A veces esas bendiciones que nos llegan no tienen valor material alguno y en este mundo materialista que basa su felicidad en el poseer cosas, carecen de valor y las ignora completamente, perdiéndose de disfrutarlas.

Muchas bendiciones van escondidas en la sonrisa de los desconocidos en la calle. En un precioso can que se acerca y huele tus zapatos. En una dulce anciana que te busca conversación en la parada del autobús. En ese vecino que te ayuda a sacar la basura. En la llamada de un amigo del que no sabías hace años… En el abrazo de esa amiga del alma que no dice nada pero comprende todo con solo mirarte. En esos correos que recibes de gente que desconoces pero te impulsan a seguir en tu tarea de escribir en este blog…

Hay tantas bendiciones y están por todas partes. Tú eres merecedor de todas ellas así que desde ahora abre tu visión y encuéntralas porque son un paquete que si eres capaz de quitarle el envoltorio y descubrir el regalo que hay dentro, podrás elevarte en esta espiral sin fin que es el despertar, el crecimiento y la evolución.

Te deseo un día, una semana, un mes, un año y toda una vida repleta de Bendiciones del Universo…

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...