miércoles, 20 de mayo de 2009

Que tu energía sea verdadera



Estamos relacionándonos todos los días con personas que manifiestan diferentes tipos de energía. Hay quienes llevan consigo una carga de alegría y optimismo que contagia al resto. Otros van con algo de apatía y no quisieran conectarse con nadie y vaya si lo logran… También están quienes cargan una energía densa, manifestando queja y pesar dejando una sombra a su paso.

Ser conscientes de la energía que transmitimos es el paso más importante del autoconocimiento porque muchos portan consigo formas  de energía y las disfrazan con otra provocándose ellos mismos un cierto tipo de fricción energética que los lleva a sentirse mal consigo mismo, pero están tan dormidos no son capaces de comprender lo que les sucede.
Me explico: son esas personas que declaran vivir en armonía con todo el mundo –lo cual puede ser muy bueno si es un acto consciente– pero cuando es un esfuerzo por evitar roces y están dispuestos a hacer cualquier cosa por mantener esa falsa armonía, empiezan los problemas porque están reprimiendo enojos, rabia, celos, envidias y envían hacia fuera una energía de falsa armonía, provocando esa fricción interior que los hará explotar en cualquier momento... y es así como de pronto nos sorprendemos de ver un estallido de ira en una de esas personas que jamás nos hubiésemos esperado…

El Universo no mira sonrisas ni escucha palabras… El Universo percibe todas tus vibraciones y conoce tu energía. Si tus emisiones energéticas no son reales perderás el patrocinio de este Padre/Madre… es así de simple.

Es muy importante ser conscientes de nuestros estados anímicos y trabajarlos, no reprimiéndolos sino trascendiéndolos. Una buena forma de superarlos es pasarlos por Los Tres filtros de Sabiduría y si no es algo que sea un aporte a tu vida y a tu crecimiento deséchalo… deja ir los pensamientos nocivos y sintoniza en frecuencias más elevadas.
Si alguien te molesta en el trabajo, no enganches con su energía, entiende que es un problema de esa persona y no tuyo. Y si recibes provocaciones o algún tipo de bullyng solo respira bien hondo y sale a caminar, juega con tu perro, pon una música agradable y baila, pero no permitas que tus vibraciones bajen a niveles inferiores. Se consciente de tu energía, sobre todo de la que emites y no importa cuales sean tus estados, se siempre verdadero y no finjas lo que no sientes.

Toda la creación es pura, real… No hay árbol que finja ser nube ni nube que imite a un zorzal… todo funciona en perfecta armonía porque es real y el día que deje de ser así se viene abajo todo ese poder que sostiene a los planetas girando –todos a diferentes ritmos y distancias– alrededor del Sol… porque si algo sostiene al Universo es la verdad.

El hombre –me refiero a la especie humana– es el único ser que intenta falsear sus emociones y pensamientos y por eso vive desconectado de su esencia…
Ser verdaderos es ser realmente espirituales… porque ser real es una bendición, por lo escaso y si tienes que trabajar tus pasiones, tus emociones y las relaciones es bueno reconocerlo porque eso es dar el primer paso hacia la sanación de ese aspecto tuyo. Negar tus falencias es mentirte a ti mismo porque al Universo jamás lo podrás engañar.

Ahora que conoces el poder de tu energía podrás hacer un trabajo para sublimar tu plomo (pasiones) en oro…

Recuerda ser siempre verdadero… Esa es la única llave que te abrirá las puertas hacia el éxito… y así es.

Mer


Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...