lunes, 4 de mayo de 2009

Amuleto de Llave



Las llaves han sido, desde tiempos muy antiguos, símbolos de poder ya que con ella podemos tanto abrir como cerrar. Quien tiene la llave poseerá un poder especial porque con ella podrá abrir cualquier puerta ya sea material o energética y así todos los secretos de la vida estarán a su disposición.

Hay quienes atribuyen a las llaves el poder de concederte “la suerte” y por eso las guardan y atesoran para sentir que poseen un amuleto eficaz.

Al dios romano de los portales, Jano, se le pinta con llaves en la mano, como atributo de sus funciones y símbolo de un poder especial: el de guardar los secretos.

La Tradición pictórica cristiana recuerda a Pedro como el encargado de las llaves del reino de los cielos y tal vez por eso el escudo papal de la iglesia romana ostenta dos llaves con las que acceden a muchos secretos aún no revelados.

En la edad media y en muchos cultos o sectas la entrega de la llave era un acto simbólico de iniciación en que dejabas una etapa atrás e iniciabas un nuevo camino

Para los hombres de leyes simbolizan la cesión poderes jurídicos y por eso, las llaves, suelen estar presentes en sus ceremonias.

En la actualidad, en muchos lugares, los gobernantes hacen entrega de las llaves de la cuidad a personas para honrarlas y decirles así que siempre son bienvenidas a ese lugar y que “están como en casa”.

En Japón las llaves son símbolos de prosperidad y fortuna porque con ellas se abren las despensas del arroz y en el sentido espiritual son el símbolo de que estás listo para acceder a las riquezas ocultas.

Se habla, también, de las “llaves de la sabiduría” porque quien se esfuerza en alcanzar el máximo de sapiencia podrá abrirse camino derribando todos los obstáculos que mantiene en la oscuridad.

Muchos cuentos y leyendas populares suele aparecer una llave que dará acceso a cosas ocultas o secretas.

En fin… nadie puede negar que la llave posee cierta fascinación, sobre todo para quienes desean “abrir” alguna puerta soñada, ya sea en el amor, el dinero, la sabiduría, los placeres y sobre todo la buena suerte.

Puedes crear tu propio amuleto con una llave antigua, o que ya no uses y lavarla muy bien en agua corriente, enterrarla por un día en la tierra, ponerla una noche a la luz de la Luna llena, un día a la luz del sol y luego guardarla en tu cartera o en un cajón de tu closet.
Si pasas por momentos de inseguridad, tensión o dificultades, toma tu amuleto de llave y sostenlo unos minutos en tu mano para absorber la energía positiva que te transmite y calmar tu inquietud. Luego vuelve a guardarla donde siempre.

Si alguna vez, andando por estos caminos de la vida, encuentras una llave, recógela, límpiala muy bien y guárdala como tu mejor talismán. Es sinónimo de buena suerte y de que los Ángeles la han puesto en tu camino.

Deseo que tus caminos sean felices y que no encuentres ninguna puerta cerrada con este amuleto.

Me® 
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...