sábado, 7 de marzo de 2015

Grandes Cabriolas Marceras*




Marzo marcero entró desbordante de energías.

Todo en el Universo, la naturaleza, nuestro cuerpo, la vida misma, va movilizándose en ciclos eternos. Nosotros estamos recién cerrando uno muy importante como colectivo humano y es el de el gran despertar. No toda la raza humana está despierta pero si un gran porcentaje que remece a los otros para ayudarlos a despabilarse del sueño existencial.

Olas de purificación nos bañaron durante febrero y estamos más que listos para entrar en los nuevos estados de conciencia hacia los que somos atraídos por estas verdaderas cabriolas energéticas… todo cambia… nada es igual…

Si no creíste que podías ascender en esta vida, ya lo estás viviendo. Te estás elevando hacia una frecuencia vibratoria superior y por eso has debido experimentar traslados, separaciones, pérdidas afectivas y materiales, porque todo aquello que no se ajustara a tu nueva vibración quedaría atrás, en el antiguo tono vibratorio… No podemos regresar a lo que ya no existe y solo vemos ante nosotros un vasto camino sin final.

Con algo o más dificultades pudimos liberarnos de viejas formas que no solo nos ataban sino que nos mantenían en niveles de conciencia inferior donde todo lo relacionado con el espíritu parecía tan distante… tan ajeno… Abandonamos la oscuridad y el firmamento nos da la bienvenida a la Luz abriéndonos el poderoso portal del Equinoccio Otoño/ Primavera, iniciando el Año Nuevo Astrológico, junto con un eclipse total de Sol –Luna Nueva– en el 29º de Piscis… Toda esa profusión de energías dejarán sentir en nosotros este nuevo estado de elevación junto con la intensidad marcera* que reina en el ambiente y dentro de nosotros mismos… Nuestro centro cordial se abre emitiendo rayos luminosos por doquier. Por fin esa frase “todos somos uno” se vuelve realidad porque estamos en capacidad (siempre lo hemos estado pero antes lo ignorábamos) de conectarnos desde el corazón… Yo siento lo que tú sientes… Tú sientes lo que yo… Y es así como va naciendo esta humanidad más empática, más sintonizada, más amorosa, más inspirada… más divina… Y comienzan los milagros. Nos atrevemos a vivir nuestros sueños… empezamos a crear siendo cada vez más conscientes de nuestro infinito poder creador y lo abrazamos firmemente.

Nos encontramos en los silencios… detenemos todo el ruido por el que navegamos diariamente que nos confunde y desconecta de lo esencial para poder oír nuestro lado intuitivo… y confiamos… fluimos desde el alma y traemos a la superficie todos los talentos que recibimos el día que decidimos encarnarnos para venir a transformar el mundo… Y ha llegado la hora.

Solo con tu risa, tus cantos, tu danza, tus poemas, tus escritos, con tus colores puestos en el lienzo de la vida, con tu actuar, podemos transformar este universo que todos hemos creado hasta ahora. Deja que tu poder creador se luzca y regala tus dones a la vida.

La retrogradación del gran Maestro Celeste, el viejo Saturno, nos llevará a revisar profunda y minuciosamente si estamos o no cumpliendo con el contrato que hicimos al nacer. Si estamos alejados de eso nos encaminaremos y si ya vamos marchando lo celebraremos con mayor inspiración y belleza…

Todo nuestro recorrido ha sido de aprendizaje, a veces alegre, otras triste pero siempre fecundo. Ninguna experiencia es desperdiciada en esta gran escuela de la Vida. Por eso, a pesar de la soledad, de la risa o del llanto, del dolor de algunos, podemos sumergirnos en el estado de Gratitud permanentemente diciendo ¡Gracias! Al levantarnos y al dormirnos… Cuando lloramos y cuando reímos… cuando llueve y cuando el sol quema…

Y yo por todas estas cabriolas, las de antes y las marceras, también abro mis brazos al Universo para decir ¡Gracias!

En Amor y Conciencia.

Me® 

Marcero*: relativo a Marzo

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...