jueves, 19 de marzo de 2015

Cruzando el portal hacia la Nueva Vida.



No es casualidad que justo cuando el Sol completa su viaje por la banda zodiacal, en el 29º de Piscis, se produzca este eclipse total y a las pocas horas iniciemos el equinoccio de Primavera en el lado Norte del planeta y de Otoño en este cono sur tan querido. No, nada es casualidad, todos los acontecimientos de la vida obedecen a una perfecta sincronía universal y, como siempre les comento, el cielo nos habla, siempre está trayendo mensajes maravillosos que pocos –y no siempre– están en capacidad de descifrar.

Ahora el cielo nos avisa que se cumplió el plazo y estamos ya viviendo en  dimensiones superiores. Abandonamos definitivamente la vibración pisciana que nos acompañó por más de dos mil años y estamos ya vibrando más sutil y alto porque estamos sintonizados con la energía de la era de Acuario. Por eso todo nuestro pasado se disuelve ante nuestros ojos… Muchos amigos se quedaron atrás. Personas, lugares, experiencias, sensaciones y sueños ya no van más… Todo ha cambiado porque energéticamente no somos los mismos y hemos perdido la capacidad de conectar con esas viejas energías. Nos sentimos algo extraños, pero no hay dolor… solo esa sensación de estar como perdidos, como recién llegando a un mundo nuevo donde no sabemos como nada funciona… Tal vez la primera vez que encarnamos en la Tierra nos embargó la misma sensación… Tanto por descubrir, tanto por vivenciar…

Como recién nacidos, llegamos sin caretas a estos espacios de luz. Ansiosos y rebosantes de energías lo exploramos todo porque cada cosa se presenta ante nuestros ojos como algo nuevo. Una luz radiante lo ilumina todo, nada podemos enconder y sentimos como vibra nuestro centro cordial.

Nos hemos limpiado para llegar a este estado de purificación que nos permite vibrar más alto. Han sido 36 meses de aclarado, centrifugado, secado y recalibrado… Un tiempo que nos volvió hacia adentro para encontrarnos con alguien que habíamos perdido: Nosotros mismos. Hemos aprendido a conocernos, aceptamos nuestra dualidad, que somos yin y yang y nos abrazamos. Experimentamos una depuración total y soltamos todo aquello que no somos para conservar solo a ese SER que de verdad somos.

Estamos de verdad iniciando una nueva vida y así como en año nuevo nos llenamos de propósitos y deseos, en este recomenzar de la vida podemos sembrar las semillas de lo que queremos SER en realidad. Tenemos la oportunidad de rearmarnos, de reinventarnos y podemos reconstruirnos como siempre soñamos. Ya somos conscientes de nuestro poder de manifestación y es hora de crear nuestro propio Universo. No dejes que divague tu mente. Ponle conciencia a cada pensamiento y desde ahora cédelo el mando a tu corazón: él si que sabe pensar bien.

Y desde ahora te alineas con ese estado de Gratitud que siempre estuvo latente dentro de ti y empiezas a vibrar en agradecimiento eterno. No solo por esta gran oportunidad que nos regala el Cosmos sino por todo lo vivido, lo por vivir y por cada instante en este mundo. Vivir en Gratitud es la llave secreta que te permite ascender en niveles de conciencia.

Así que a todos los que esperaron pacientemente el cambio les aviso que el cambio llegó y a quienes temían la llegada del fin del mundo se les comunica que el mundo se acabó y que estamos en un Mundo Nuevo, uno que todos juntos construiremos y, aunque suene utópico, es un mundo sin egoísmos, ni vanidades, sin abusos de poder y mezquindades porque esa baja vibración no resiste vivir aquí.

A todos mis queridos lectores les doy la bienvenida a esta nueva vida y les deseo que osen cumplir sus sueños…

En Amor y Conciencia.

Me®

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...