domingo, 2 de noviembre de 2014

Dulce Noviembre



Nooo… no se dejen llevar por las apariencias. Que sea un mes más dulzón no significa que se acabó el vértigo y la acción… seguimos despertando, creciendo, avanzando, recalibrando y ascendiendo... pero ahora con un poco de relajo.

La agitación del lavado y centrifugado cesó y nos encontramos en pleno proceso de secado aprovechando el calor de tanta luminosidad. Estamos ahora justo así: Tendidos al sol, con la mirada puesta en el cielo esperando respuestas a todas esas interrogantes que nos han surgido en medio de este torbellino de cambios que seguimos viviendo.

Para muchos estos últimos 20 meses han sido lo más parecido a estar en el centro de un tornado… hemos dado tantas vueltas por los aires y al poner los pies en tierra descubrimos que todo ha cambiado… todo se ha movido y removido de manera tan vertiginosa… nosotros también.
Parece que hubiésemos vivido varias vidas en una por el cúmulo de sucesos que tuvimos que afrontar… el lavado no solo fue energético, también fue kármico y tuvimos la oportunidad de sanarnos de muchas heridas creadas en  pasados remotos. Quedamos como nuevos, recalibrados y con nuestro poder intacto para recomenzar en esta nueva senda del camino evolutivo.

Y en medio de la tormenta llega noviembre trayéndonos el regalo de la calma… un espacio para detenernos a revisar todos los sucesos de este último tiempo. Tiempo para asimilar, comprender, aprehender… y por eso miramos al cielo buscando confirmaciones… queremos respuestas y éstas que empiezan a llegar claramente ahora. Porque solo cuando el discípulo está preparado aparecen los maestros…

Como siempre somos asistidos desde la Luz y los planetas nos guían en este caminar. La entrada de Marte en Capricornio pone dirección y determinación a nuestras acciones. La Luna Llena en Tauro aviva el deseo de poner fin a un ciclo; el Sol en Escorpio escoltado por Venus y Saturno refuerzan el trabajo de ascensión. Plutón y Marte crean una sociedad que a muchos les parece sospechosa pero se han aliados para continuar con el derrumbe de energías añejas y seguir transformando a esta humanidad ya casi totalmente despierta. Viejas estructuras siguen cayendo y con el ingreso del Sol en Sagitario –22 de noviembre– comienza la creación del nuevo paradigma porque estaremos listos para iniciar la ascensión desde otra rueda de la gran espiral evolutiva.

Anclamos las energías… ya no más cosas en el aire. El tornado ya cesó junto con el tsunami emocional… Ahora con los pies en tierra retomamos el camino pero ya no desde la vieja energía donde todo era esfuerzo, cumplir, contentar a otros y moverse en el miedo y la desesperanza… Igual vemos allá afuera hay mucho descontento, trabas, injusticias y depresiones… pero es la forma que tiene la nueva energía de abrirse paso entre los escombros de la vieja: provocando un caos para poder entrar y realizar el cambio.
Recién recalibrados nuestros temores desaparecieron y con nuestro centro cardiaco vibrando en tonos altísimos empezamos a fluir… Partimos con la Era del Corazón… Hacemos las cosas porque las sentimos, porque nos nacen del alma. Nuestra única motivación es SER y sentirnos bien…

El esfuerzo será puesto en mantenernos centrados. No permitir que nada externo nos desequilibre y honrar nuestro poder en todo momento.

Desde hoy nos mantenemos alineados con la Luz. La reconocemos dentro de nosotros y la dejamos ser… es nuestra esencia despertándose.

Nos encaminamos a ese lugar desde donde nunca quisimos partir… Volvemos a casa…

Gracias dulce noviembre!

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...