Seguidores

martes, 31 de diciembre de 2013

2014 y la vibración de El Carro.


Junto con abrazarnos para recibir el Nuevo Año, nos despedimos de las energías de Los Enamorados que nos sumergieron de lleno en la dualidad para enseñarnos que estamos en capacidad de optar entre muchas alternativas y elegir por que camino transitar… No fue fácil, pero una vez  hecha esta tarea nos toca subirnos a El Carro porque así como tenemos edad para tomar decisiones también la tenemos para conducir nuestras vidas.

El hombre (Tú) que maneja El Carro (la vida) lleva en su mano un cetro que representa el honor y la gloria de haber conquistado su naturaleza espiritual por sobre su animalidad y tiene en su cabeza una corona porque es capaz de gobernar sus pasiones. La mayor conquista que puede tener cualquier ser humano es la de si mismo cuando alcanza el dominio espiritual por sobre lo material o carnal y cuando comprende que no alcanzará la iluminación encerrándose a orar en un monasterio sino que saliendo a la vida, a la aventura, a enfrentar situaciones, a adquirir experiencias… y para ello tiene que aprender a escuchar a su corazón (caballo claro) sin perder su capacidad de reflexión y análisis (caballo oscuro).

Vivir la energía del arcano Nº 7 de las cartas del Tarot requiere de grandes dosis de pericia, autodominio y constancia ya que representa al hombre bien despierto y suficientemente empoderado con la conquista de si mismo como para tomar las riendas de su vida y conducirla por una senda que ha elegido. Deberá también controlar a los caballos, esas dos fuerzas que se contraponen: la pasión (caballo rojo) y la razón (caballo azul) y su mayor logro será mantener el equilibrio entre ambos para que ninguno se desboque.

El Carro está en constante movimiento y nos avisa que se aproximan cambios inminentes y veremos cambiar el paisaje continuamente. Nuevas experiencias llenaran nuestras vidas y muchas personas entrarán en nuestro mundo con el fin de gatillarnos el trabajo emocional.
No es fácil conducir El Carro y hay que antes haber pasado por el aprendizaje de El Loco viviendo de manera mecánica, de El Mago como despertador, de La Sacerdotisa haciendo consciente nuestra espiritualidad, de La Emperatriz reconociendo nuestra terrenidad, de El emperador conquistando un espacio, de El Papa siguiendo una tradición y de Los Enamorados aprendiendo a decidir…

Tenemos por delante 365 días, para tomar las riendas de nuestro mundo emocional y racional y lograr el equilibrio entre ambos… Estaremos intentando controlar dos fuerzas y reconociendo nuestro poder como seres espirituales. Viajaremos por el camino del crecimiento interior y lucharemos por mantener nuestra naturaleza egoica en calma para tener el alma en paz…

Hay mucho que trabajar conduciendo El Carro, pero sobre todo debemos mantenernos serenos porque aunque nos hayamos coronado de triunfos, en cualquier momento se nos desboca el Carro y se nos cae la corona y perdemos el cetro. Nunca se ha llegado al final del camino en el trabajo espiritual y debemos mantenernos siempre atentos para poder seguir avanzando.

Así que a mantener la conciencia bien despierta para adquirir todo el aprendizaje que se viene en este periodo anual y no perdernos ni un solo detalle de este espectáculo maravilloso que nos está dando la vida…

Continúa el cambio y se viene la mejor parte así que a no perdérsela…

En Amor y Conciencia.

Me® 

Continúa aquí

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...