sábado, 22 de diciembre de 2012

Ya es Verano…



La espera del fin de mundo este 21 de diciembre, hizo perder protagonismo a la llegada de la más cálida estación … y ya es verano.

Estamos en la época del año en que el elemento fuego se hace cargo de la situación: Luz, brillo, expansión y calor…  días largos en donde toda la energía se vuelca hacia fuera y madura la semilla que guardamos en otoño, incubamos en invierno y que floreció en la primavera…

La vitalidad  nos invade. Parece que hemos recibido una inyección de energía y despertamos muy temprano con el canto de numerosas aves que habitan entre las frondosas ramas de los árboles. Iniciamos las actividades con mucho entusiasmo y nos relacionamos con muchas personas durante todo el día sin perder nuestro entusiasmo y vigor.

El cuerpo nos pide hidratación y por eso bebemos mucho agua y jugosos frutos de la estación: Estamos cargando de energías nuestro cuerpo y entre tantos excesos no sabemos decir que no a todas las delicias que la estación nos ofrece, por lo que no es raro subir de peso.

Verano es época de vacaciones y la mayoría se va a la playa escapando de las altas temperaturas de la ciudad. Es un llamado del alma a vivir en contacto con la naturaleza y a salir de la rutina para reencontrarnos con la familia y con todo ese entorno maravilloso. Las cálidas noches veraniegas nos acercan más a la pareja y es una época donde se encargan muchos bebés.

Si algo malo tiene el verano es que pasa tan rápido y nos deja siempre con esa sensación de gusto a poco… pero eso tiene su lado bueno porque nuestra energía dura justo hasta el día 21 de marzo cuando despedimos la cálida estación y recibimos gozosos las primeras brisas de Otoño…

Les propongo disfrutar este verano tan especial que marca el comienzo de una era luminosa…

Ya es verano… Todos a celebrar...

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...