jueves, 22 de diciembre de 2011

Tiempo de estío



Ha llegado el esperado verano. El sol está bañando el hemisferio sur y con sus rayos calienta la tierra y a todos sus habitantes… La noche se acorta, los días son más largos y nos llenamos de actividades porque nos sentimos plenos de energías… 

No solo hace calor en el afuera sino que nuestro corazón se pone más cálido y se dilata para recibir y también para dar… Es el tiempo de los corazones henchidos y maduros como las frutas…

Verano es para derramar la profunda cosecha de las emociones, no solo a la tierra sino que a la vida, a la pareja, a los amigos, a los hijos… tiempo de entrega… de dar… Así como la tierra suelta los frutos maduros para nutrirnos, así debemos empezar a alimentar a los demás con la palabra, la acción, la luz…

Verano es tiempo de Sol… la luz nos invade y ya no podemos escondernos entre las sombras, quedamos expuestos así que a brillar todos… a iluminar a esta humanidad tan sedienta de todo.

Tiempo de estío… Tiempo de madurar… Tiempo de cosecha… Tiempo de Luz…

Me® 

Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...