jueves, 1 de diciembre de 2011

La ilusión del ego



 Nadie conoce al ego ni lo ha mirado a la cara. Es como una idea aceptada de lo que somos y no tiene porque ajustarse a la realidad porque el ego es tan solo una ilusión.
A pesar de eso el ego tiene mucho poder en nuestras vidas ya que la sociedad –sistema– se encarga de fortalecerlo más y más con el fin de mantenerlo vivo y sobre todo ansioso. Un ego hambriento hará de todo por sobrevivir y lo peor es que siempre está ávido de comida y su alimento es el reconocimiento, el éxito, los honores y todo lo que le refuerce la idea de que es importante.

Vivir en esa ilusión puede ser muy estresante porque para poder seguir con esta ficción se hace necesario recurrir a muchos estímulos solo para sostener esa ilusión.

Soltar el ego o dejarlo morir de hambre es un trabajo de voluntad, y una tarea titánica.
Imagínate que desde mañana dejas de ser la persona que has sido hasta hoy y te conviertes en un NN que no tiene nombre ni apellido, sin hogar ni trabajo, sin familia, sin estudios, sin religión, sin patria, sin ídolos, sin posesiones… sin nada… Solo tu propio SER ante la vida… Dificil ¿Verdad? Pues eso es lo que equivale a SER perdiendo al Ego.

El Ego es tan solo una cubierta, una capa de barníz –en algunos más gruesa que en otros– y no está ligado al SER. Es la construcción que vamos haciendo nosotros de lo que somos –o creemos ser– a medida que crecemos y avanzamos por la vida.

No se si se pueda vivir sin ego, no conozco esa experiencia, pero si podemos ser conscientes de que tenemos una máscara que puede ayudarnos a manejarnos en este sistema en el que solo funcionas a través del ego.
Una persona consciente podría hacer del ego su mayor aliado, o mejor su sirviente, porque por muy mala fama que tenga Mr. Ego, es necesario para vivir en este paso por la dualidad.

Una ilusión es algo inmaterial, incomprobable, o algo sin base sólida. Pero la ilusión del Ego es muy tenaz y se vale de muchos ardides y tretas para parecer lo más importante de tu vida.

Un ego bien alimentado pone toda su atención en la ilusión externa de su persona y la de los demás y averiguará tus apellidos, el barrio donde vives, el colegio al que fuiste, lo que haces, los lugares que frecuentas, y sobre todo en cuanto tienes, porque esos son sus estandartes y en donde pone su atención para mostrar al mundo.
Un ego bien nutrido vive en el paradigma de la cantidad y no en el de la calidad. Mientras más cosas posea –títulos, cosas, amistades (todas muy convenientes), propiedades, reconocimiento, fama, prestigio, belleza, etc – más contento estará pero eso no le bastará… buscará poseer más y más cada día porque su atención vive puesta en el efuera, en la notoriedad, en las cantidades y no soportará que alguien posea cualquier cosa en mayor cantidad que él y hará cualquier cosa por sobrepasarlo… Esas son las batallas que vemos a diario en el trabajo, en los medios de comunicación, en todas partes… Las luchas del ego por ser validado…

¿Reconoces al Ego actuando en ti?
Si tu respuesta ha sido afirmativa ¡Enhorabuena! pues eso significa que estás en capacidad de domar a tu ego… y el primer paso es aceptar que ese señor –Mr. Ego– no es más que una ilusión creada por ti y por los demás… y como toda ilusión un día sesaparecerá… Tú eres mucho más que eso… Eres un SER espiritual que ha venido a evolucionar a este planeta y al que le han asignado un ego para trascenderlo… Eres Eterno e invencible.

No dejes que tu ego se convierta en tu identidad. No seas su cómplice promoviendo tu propia importancia. Convierte tu vida en una experiencia maravillosa, llena de tesoros para compartir. Abre tus ojos… ¡despierta! y deja atrás la ilusión del ego.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...