viernes, 6 de agosto de 2010

¿Escrito en las estrellas?


Mi amiga Clau me ha pedido que interrogue al cielo acerca de cuál es la fecha más adecuada  para su matrimonio… Menuda tarea.
En el año 2000 me pidió el mismo favorcillo y no me hizo mucho caso… Se casó con el Sol en Capri, más encima un día 15,  y a los pocos meses se separó. No es que Capri sea malo las bodas sino que no era apropiado para la visión de matrimonio que tiene la Clau, porque ella es una centaurita que, en aquel tiempo, vivía el fuerte tránsito de Plutón por su Sol...
Estas solicitudes, que son bastante comunes, así como la de la fecha ideal para que nazca un bebé, me dejan meditando largas horas porque... ¿Existe el día ideal para alguna cosa? Para mí el día ideal es HOY, sea cualquier día, de cualquier semana, de cualquier mes… Se que hay posiciones de los planetas que me ayudarán en algunos aspectos, pero eso no me asegura el éxito.
Normalmente las personas creen que por el hecho de decirles que tal o cual fecha es favorable para alguna cosa tienen garantizado el triunfo y no es así. Puede que todo esté “dado” para que las cosas marchen bien, pero igual deberás ponerle tu mejor energía y todo el esfuerzo para que el resultado sea óptimo. Más aún tratándose de una de las relaciones más complejas de todos los tiempos: El matrimonio.
Las relaciones humanas son en si mismas, un tema complicado y más aún cuando implican la convivencia diaria y compromisos tan fuertes como amor, lealtad, compartir etc.
Esto me recordó una anécdota que contaba mi profe de astro cuando le indicó la fecha más propicia para la boda a una pareja amiga y ellos estaban tan felices y seguros del éxito que invitaron a sus respectivos ex y estos se pasaron de copas en la fiesta… Y no les cuento lo que pasó después porque fue horrible. Estaba todo propicio, pero el exceso de alegría arruinó un bello momento y todos sabemos que la energía con la que inicias algo es muy importante.
Bueno, ya tengo la fecha para la Clau y su boda será en Febrero en el corazón mismo de Santiago, arriba del Cerro Santa Lucía, en el Castillo Hidalgo, como merece una Princesa sagitariana con Luna en Leo y su respectivo Príncipe geminiano-acuariano con ascendente en Leo.
La Verdad es que nada está escrito y no debemos ceñirnos ningún guión ni del Creador ni de las estrellas… Solo tenemos trazada una meta en cada vida y esa la creamos nosotros mismos día a día.
A ti querida Clo y a todos los que me piden fechas oportunas para nacimientos, casorios, inauguraciones y demases les digo que: Los Astros son una guía, están ahí para alumbrar nuestro camino, pero el camino siempre lo vamos haciendo nosotros…

Solo me queda desearles felicidades para estos futuros esposos y que toda la energía de los planetas los acompañe en este hermosa, pero difícil travesía de a dos por la vida.

Me®
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...