sábado, 3 de abril de 2010

¿Cartomancia o Tarot ?



Hay tanto desconocimiento respecto a todo lo relacionado con el Tarot que muchas veces se confunde con la simple “cartomancia”. No pretendo descalificar aquí a ninguna de las mancias* existentes, simplemente siento que es mi deber aclarar las diferencias entre ellas y el Tarot, así como la Astrología, la Numerología que son verdaderas ciencias, aunque sea la misma ciencia quien las destierre.



El Tarot es un libro de Sabiduría, un libro escrito con sus páginas sueltas (en aquella época no había imprenta) y consta de 22 páginas que son los 22 Arcanos Mayores o Grandes Misterios de la vida y procesos que vivirá toda persona encarnada en este planeta.

 Comienza con El Loco que representa al hombre común que va por la vida dejándose llevar y su razón de ser se centra en hacer lo que todos hacen sin cuestionarlo. Su vida se trasforma en un eterno girar y girar en círculos sin detenerse jamás a pensar ¿Para qué he venido a esta vida? Es lo que esotéricamente representa al “hombre dormido” o en estado de inconsciencia.
Le sigue El Mago en el que vemos representado a un hombre joven o recién despierto o sea tomando conciencia de su vida y optando por un cambio, optando por lo que él quiere hacer de su vida. Ese es el gran comienzo, el punto de partida y por eso El Loco es el punto cero… Y así le siguen La Sacerdotisa, La Emperatriz… Etc. Cada carta con su simbolismo.

Muchos se preguntarán ¿Por qué un libro con dibujos? La respuesta no la sabemos, pero creo personalmente que quienes lo escribieron o dibujaron usaron el simbolismo porque era la forma de regalarle a una humanidad en pañales todo su conocimiento.
 
Te pregunto a ti: Si supieras que no verás más a tus hijos pequeños, por la razón que sea, y tuvieras que dejarle escrita cosas de vital importancia, cómo lo harías? Quizás elegirías hacerlo en dibujos… Y así creo que los “padres de la humanidad” han elegido el simbolismo para entregarnos toda su Sabiduría. 

La frase: “Una imagen vale más que mil palabras” cobra mucho sentido en el caso del Tarot ya que cada lámina contiene un dibujo creado a partir de la simbología milenaria. Nada está hecho al azar porque hasta la posición de los ojos o las manos de personaje de la carta está diciéndonos algo. Los colores, los espacios, la vegetación o ausencia de ella. El fuego, el agua, una flor, un animal. Todo, todo lo que está dibujado en cada carta nos está hablando. Por eso es muy importante un profundo conocimiento esotérico para comprender el significado de cada carta y para poder explicarle al consultante los procesos que está viviendo y las herramientas que posee para sobrellevar ese proceso. Y aquí hay que poner mucho ojo, porque es un deber del tarotista mostrarle los caminos al consultante, pero jamás debe elegir por él o manipularlo.



La función del Tarot entonces es que el consultante tenga con profundo encuentro consigo mismo que lo lleve a reflexionar sobre su vida. Quizás no le puedas decir cuando aparecerá el amor de su vida, pero si puedas orientarla en los pasos que debe dar para que aparezca o las razones por las que no llega.Es cierto que muchas veces no resistimos la tentación de vaticinarle sucesos al consultante porque si estás viviendo el proceso de una determinada carta, podemos saber cual será el siguiente proceso que vivirás y nos adelantamos a ello, cayendo muchas veces en errores. Basta leer las predicciones que hacen cada año todos los cartomantes de cada país ¿Cuántos aciertan? Muy pocos… 

Concluimos entonces que el Tarot es una orientación espiritual. La cartomancia es todo lo distinto a eso. Cada cual elegirá lo que necesita para su vida…



Un abrazo queridos amigos



Mer®



*Mancia significa profecía y por tanto todas las “mancias” tienen como objeto la adivinación y no la orientación.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...