miércoles, 19 de marzo de 2014

Equilibrando luces y sombras



Mañana 20 de Marzo a las 13:00 hrs. de Chile continental se formará el Equinoccio, que en el lado Sur del planeta dará paso al Otoño, mientras en el lado norte será bienvenida la Primavera.

Como les he comentado equinoccio es momento en que el Sol se sitúa sobre el ecuador terrestre e iguala la luz que irradia tanto para un lado del globo terráqueo como para el otro.

Equinoccio proviene del latíaequinoctium y significa «noche igual», porque tanto el día como la noche tienen la misma duración en todos los lugares del Planeta y tanto la luz como la oscuridad permanecen en perfecto equilibrio.

Después de días tan largos y breves noches, de abundancia de luz, de bullicio, de tanto movimiento y exposición como vivimos en el verano, la entrada del Otoño es siempre un bálsamo para el alma ya que invita al recogimiento, al no hacer (o hacer menos) y al silencio… pero es solo una invitación a equilibrarnos después de los excesos veraniegos, no te obliga. Pero la naturaleza es sabia y buscará la manera de que vivas el reencuentro contigo para armonizarte interiormente dándote la oportunidad de mirar a la cara tus luces y oscuridades para poder abrazarlas, aceptarlas y convivir con ellas armoniosamente.

Iniciamos el ciclo del interior los que vivimos el Otoño, así como quienes reciben la primavera empezarán su ciclo de exteriorizar… y así la Madre  Tierra se transforma en maestra para mostrarnos su Yin y Yang y como es capaz de convivir con sus altas temperaturas, luz y celebraciones en el hemisferio norte mientras en por el sur vive el frio, las sombras y el recogimiento… Así debemos aprender a equilibrar nuestra luminosidad con nuestra oscuridad para vivir centrados. Nadie puede negar sus luces, podrán ocultarlas por algún tiempo, pero la luz se manifestará tarde o temprano… lo mismo ocurre con las sombras. Y el aprendizaje de este periodo es aceptar que tú también llevas dentro de ti el Yin y el Yang.

Que no te asuste tu sombra. Conócela, amígate con ella y podrás manejarla y que no te envanezca tu luz porque podrías estar viviéndola como una sombra… nunca se sabe cuando cruzamos el límite entre la luz y la oscuridad… porque así como nuestra Madre Tierra viaja portándolas consigo en todo momento, nosotros hacemos este recorrido llamado vida llevando dentro nuestro tanta luz como oscuridad…
Solo nosotros podemos optar si queremos iluminar o ensombrecer… ¿Qué decides tú?

En Amor y Conciencia.

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario

Déjanos tu huella...