viernes, 22 de marzo de 2013

A conectarnos...



Mi ciudad se ha vestido de melancolía porque entramos en una nueva etapa donde la naturaleza baja la actividad para preparar su receso. El otoño es un excelente momento para conectarnos con nuestra propia esencia, despojados de la superficialidad, de la vistosidad y las distracciones del exterior. Queda demostrado así que la vibración de la naturaleza es también un constante yin y yang donde todo es posible. La abundancia y la escasez forman parte de la vida, de nuestra tierra, de nuestra esencia. Las dos forman parte del todo. Y hay un tiempo para crecer y salir y otro para retraernos y esperar…

A muchos les disgusta la llegada de Mr. Autumn porque sienten que se pierde libertad con eso de acortar los días y alargar cuellos y mangas, pero sobre todo porque después de tanta luz, opulencia, crecimiento y frondosidad es duro encontrarnos con esta fría desnudez otoñal… pero esa es justamente la magia del otoño, porque además de darnos un goce a todos los sentidos con solo caminar por esas alfombras verdes-ocres-anaranjadas-marrones que servirán de abonos cuando la naturaleza entera se abra hacia luz en su gran despertar y renazca convertida en una mullida y brillante alfombra verde, dando nuevamente disfruta a todos nuestros sentidos…

Ahora es tiempo de reposo, de calma y de equilibrar el frío y oscuridad exteriores sacando afuera nuestro propio brillo y luminosidad. Hemos sido cargados de tanta energía y luz que es hora de empezar a iluminar y despertar ese proceso creativo que está en nosotros.
Cuando la vida cierra su almacén de provisiones afuera, nos está obligando a abrir nuestra propia reserva de energías y es una clara invitación a conectarnos con toda nuestra fuerza interior, esa que nos hará más tibios los días fríos y más luminosos los días oscuros. Ya fuimos cargados de tanta energía que se hace imperioso el usarla para no desequilibrar este armonioso ajuste universal que sabe exactamente cuando dar y cuando recibir…

Ahora es el tiempo de reflexión, de autenticidad, de humildad y sencillez. Tiempo de parar el trabajo externo para realizar el trabajo interno. Estamos listos para entregar esa riqueza que todos cosechamos y entregarla para el abono a las cosas nuevas que vendrán a nuestras vidas.

No le pongas mala cara a Mr. Autumn, ábrele las puertas de par en par y recíbelo con una sonrisa y los brazos abiertos. El es un maestro y viene a darte lo que necesitas en este momento… y en este momento estás precisando conexión. Conectarte con tu ser interno, escucharte, abrazarte, consolarte, perdonarte… Ya sabes que nada sucede por casualidad y que lo que llega a nuestras vidas siempre trae algo enriquecedor…y esta época trae una invitación a lo simple, a lo auténtico… a conectarnos…

Me® 

 Si reenvias este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...