jueves, 9 de febrero de 2012

Meditación activa...



La meditación no tiene por que ser sentados en posición de loto, escuchando música suave y con los ojos cerrados…
Supongo que ya tienes claro que meditar es dejar de pensar… apretar el botón de pausa en tu cabeza y quedarte así, en un vacío generoso…

De pronto caminar por un bosque o en la orilla del mar pueden resultar un perfecto vaciador de pensamientos así como una buena dosis de carcajadas nos dejan siempre renovados.

Si haces de la meditación una rutina, ésta pierde su sentido. Es importante no caer en una meditación mecánica porque meditamos justamente para salirnos de los automatismos, para hacer presencia en el aquí y ahora y dejar de funcionar desde la mente.

Puedes algún día de la semana elegir volver a casa caminando desde el trabajo o bajarte antes del autobús o el metro para hacer una caminata que te permita observar como juegan los chicos en el parque o como todos retornan presurosos a casa ensimismados en sus pensamientos sin advertir que la vida está pasando a su lado.

Una forma de meditar que se me hace muy fácil a mi y a quienes la enseño es concentrarse en la respiración. Puedes contar de 1 a 3 con cada inhalación, mantienes luego exhalas y mantienes… y puedes ir subiendo hasta donde quieras o puedas… yo solo he llegado a nueve…

Cuando tenemos claridad respecto a lo que es meditar podemos encontrar cualquier momento y lugar para adentrarnos en meditación… porque no es importante lo externo, ni el incienso, la música o mantra, la alfombra, el cojín, el mudra o la posición… Lo esencial en meditación es llegar a un estado de plena quietud… donde el silencio (no exterior, sino de tu mente) lo llene todo… Cuando puedes sentir los gritos del silencio y quedarte ahí extasiado en ese SER y no HACER…

Hay quienes meditan bordando, cosiendo y tejiendo… Recuerdo en mi infancia haber tejido mandalas a crochet junto a mi abuela y esos eran momentos mágicos… ahora entiendo que era porque tricotando hilos y lanas es imposible estar en el pasado o el futuro, nos centramos en el aquí y ahora y por eso siempre han sido sanadores en mi vida los momentos de crochet, palillos o bordado… Ahora le llaman el yoga de la mente… y en los tiempos en que se tejía había menos ansiedad, menos depresión, menos insatisfacción porque se manifestaba la creación en cosas tan sencillas como los adornos de casa. Una vida creativa es siempre una vida feliz.

Otra forma de meditación que tengo es pasear con mi perro. Imposible salirme del presente cuando voy observando las maravillas que me rodean junto a este ser maravilloso que disfruta cada segundo de su viaje por esta vida… El es mi Maestro.

Conozco alguien que medita mientras maneja su auto… A mi me parece una locura pero a él le funciona y bien. Si tú encuentras un método eficaz para ti mismo, puedes hacerlo. No importa que al resto no le funcione. Lo importante es que sea tu estilo, tu forma de meditar.

Recuerdo que lo primero que estudié como profesión fue Chef, y ahí, en la cocina preparando la más exquisita gastronomía no podía estar en otro lado. Mi mente, mi cuerpo, mi corazón y mi alma estaban allí y por eso lo disfruté a concho. Ahora me pasa con la pintura… Algunos dicen que “me vuelo” pero para mi es estar presente. Dejo presencia en cada una de mis creaciones. Quizás por eso me cuesta encontrar los momentos para crear porque para mi significan cortar con el mundo. Cerrar las puertas a todo lo exterior para encontrarme en “Mi jardín secreto”… y eso para mi es meditación…

Vivimos una época muy especial en donde derribamos paradigmas, creencias y costumbres que ya no sirven en esta nueva energía que ingresa al planeta… Las viejas formas de vida creadas por otros no nos gustan y buscamos una manera de vivir que encaje con nuestras necesidades y gustos… Y eso aplica para todo. Así que si no gustas de los métodos tradicionales de meditación encuentra el tuyo… Si no lo hay puedes crearlo.

Eso si… sin importar el modo en que hagas tu meditación no dejes de hacerlo porque así estarás sanando el alma tuya, la de quienes te rodean y la de todo el  planeta…

Me® 

 Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual.
Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu huella...